Real Balompédica Linense | Campaña de abonados Balonos, es hora de despertar

  • Los albinegros, con 172 abonados en tres semanas de captación, se sitúan a la zaga del grupo IV 

  • El esfuerzo de la directiva por hacer una plantilla más competitiva no es correspondido de momento

La afición de la Balona, en una imagen de archivo. La afición de la Balona, en una imagen de archivo.

La afición de la Balona, en una imagen de archivo. / Erasmo Fenoy

Comentarios 2

La Real Balompédica Linense se encuentra a la cola del grupo IV de la Segunda división B en el número de abonados: sólo 172 carnets vendidos en tres semanas de campaña de captación. La entidad linense, que está realizando un esfuerzo muy importante para confeccionar una plantilla más competitiva, no está siendo correspondida hasta el momento por la afición. Clubes fuertes de la categoría como Córdoba, Cartagena o Real Murcia, aspirativos como Badajoz o Mérida o el vecino Algeciras superan de largo las cifras de los carnets albinegros. Los balonos se aferran al último empujón del verano, como es tradicional, para aproximarse a sus cifras habituales.

¿Qué pasa con los abonados de la Balona? Vuelta a la pregunta del verano. Cada pretemporada, nuevo proyecto y nuevas ilusiones, pero la Balompédica parece seguir con 'sus mil fieles de siempre, números que el curso pasado superó ligeramente. Esos fieles son conscientes de la situación y expresan y señalan en las redes sociales varios motivos como lo causantes: unos dicen que la ciudad se encuentra “inmersa en las fiestas locales” con la celebración de la Feria; otros esgrimen que “la falta de techada” (visera) en el estadio Municipal o la inactividad de “los fondos” disuade a los aficionados.

Lo cierto es que más allá de los motivos que se puedan aportar, como el mal sabor de boca que dejó el final de la última temporada (con ocho derrotas consecutivas), la parroquia linense se está tomando su tiempo para hacer piña y respaldar el actual proyecto que comanda Raffaele Pandalone.

La campaña de abonados se lanzó pronto, aunque lejos de mejorar las previsiones del curso pasado, las cifras de abonados se han ido frenando en tres semanas de captación. Quizá porque los de Jordi Roger son unos de los equipos que más tarde han arrancado la pretemporada y la afición está esperando para ver a los suyos en los primeros compromisos estivales.

En los primeros días de captación todo parecía ir dentro de lo correcto con 79 abonos. Suma algo corta, aunque se esperaba que por lo meno los números de los albinegros crecieran a ritmos similares a los del resto del grupo IV, como equipo asentado en Segunda B. No fue así y la cantidad sólo se duplicó hasta alcanzar los 140 abonados en la segunda semana. Ésta última, con la Feria copando la actividad lúdica de La Línea, la adquisición de abonos se redujo aún más, cosa lógica por otra parte, con sólo 39 carnets más.

Mientas clubes como Badajoz, que llevan más de 3.500 abonados hechos, o Córdoba, que supera los 4.000, la Balona se estanca prácticamente en la orilla. Incluso equipos pensados para pelear por la permanencia como el Don Benito (que se acerca al millar), Villarrobledo o Sanluqueño mejoran las cifras de la Balompédica. En el pique de aficiones del Campo de Gibraltar, que se ha recuperado este verano, el Algeciras CF multiplica por diez los números de la Balona con más de 1.200 carnets, con la euforia de su reciente ascenso en Socuéllamos.

El esfuerzo de la directiva que encabeza el mandatario italiano Raffaele Pandalone para confeccionar una plantilla competitiva, que incluso ha despertado el reconocimiento de aficiones rivales, no se está viendo correspondido. Los días pasan y las cantidades del resto de equipos del grupo crecen con fluidez. Un sector de la afición albinegra lleva animando a la ciudad desde hace unos días, pero se ve que no ha surtido mucho efecto. ¿Despertarán a tiempo los fieles de la Balona para arropar a los suyos?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios