Real Balompédica Linense

La Balona y el ¿cuento de la lechera?

Mikel Fernández y Paco Candela celebran el triunfo sobre el Marino del pasado sábado Mikel Fernández y Paco Candela celebran el triunfo sobre el Marino del pasado sábado

Mikel Fernández y Paco Candela celebran el triunfo sobre el Marino del pasado sábado / Andrés Carrasco

Cuatro puntos en dos partidos han cambiado el semblante de la Real Balompédica Linense. El equipo de La Línea ha pasado de ocupar puestos de descenso a estar a solo tres puntos del tercer clasificado, que además ha disputado un partido más. Es decir, que puestos a construir hipótesis optimistas, si los de Antonio Calderón hubiesen jugado con el Marbella en el maltrecho Municipal el pasado diez de enero y hubiesen vencido a estas alturas estarían compartiendo la tercera posición del grupo IV-A de la Segunda B. Es más, si el triunfo fuese por más de dos goles, desbancarían al San Fernando de uno de los puestos que garantizan, suceda lo que suceda en la segunda fase, una plaza la campaña próxima en la división de nuevo cuño, conocida popularmente como la Liga-Pro.

Precisamente fue el entrenador del Marbella FC José Manuel Aira, quien el pasado domingo en la rueda de prensa posterior al empate de su equipo con el Algeciras, reflexionó sobre la clasificación del subgrupo. “Nos estamos obsesionando con el nuevo formato” advirtió el preparador, que subrayó que su equipo, que tiene el ya mencionado partido aplazado con la Balona por mor del segundo brote de coronavirus de los albinegros, pero tres puntos menos (10 por 13) aún está a tiempo “de alcanzar todos los objetivos”, que en el caso de los costasoleños está claro que no es otro que volver a pelear por el ascenso a Segunda.

Aira se refería a que en una tabla con solo diez equipos y tres niveles clasificatorios, se pasa de una situación que aparenta ser dramática a otra esperanzadora (o viceversa) con excesiva facilidad.

No le falta rezón. La propia Balompédica llegó al parón navideño después de una eliminación copera, anclada en la zona de descenso, sin haber ganado en casa, recién salida de su primer parón por Covid y con la visita al líder Algeciras en el horizonte más inmediato. El panorama aparentaba ser desalentador.

Sin embargo, la igualada en el Nuevo Mirador, que por encima de cualquier otra connotación restañó en gran medida la entonces dañada la autoestima de la plantilla, y el triunfo sobre el colista CD Marino, el primero en el Municipal en diez meses han volteado la impronta y ahora los aficionados hacen cuentas sobre las consecuencias que tendría un triunfo en el campo del Tamareceite, al que los de Antonio Calderón visitan el próximo domingo (12:00, en directo por Footters) a puerta cerrada.

Entre ambas situaciones apenas ha transcurrido un mes y solo dos partidos. Tras la visita a la Gran Canaria y en espera de que el Comité dictamine la fecha del partido aplazado con el Marbella, la Balompédica recibirá al Cádiz B y visitará El Palmar de Sanlúcar para jugar con el Atleti. Si con le llegada de los refuerzos el equipo mejora un pelín…

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios