Juicio Caso Marta del Castillo

El tribunal cita el lunes al taxista que tumba la coartada de Javier Delgado

  • Pese a que admiten que no hay "encaje legal" para ello, los jueces aceptan la declaración al entender que están ante "una situación de enorme excepcionalidad".

Comentarios 15

El taxista que deja sin coartada al hermano del asesino confeso de Marta del Castillo comparecerá el próximo lunes ante el tribunal que enjuicia la violación y muerte de la adolescente. Así lo acordó ayer la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla en un auto en el que admite la declaración de este taxista y su esposa y los cita para la próxima sesión del juicio, la del lunes 21 de noviembre.

La declaración del conductor resulta clave puesto que sitúa a Javier Delgado en la escena del crimen alrededor de las doce y media de la noche, cuando el acusado siempre había mantenido que no llegó hasta el piso de León XIII hasta las cuatro de la madrugada. El taxista ha asegurado ante la Policía que lo llevó desde Luis Montoto, muy cerca del bar que regentaba, hasta su casa entre las doce y cuarto y las doce y media de la noche y que iba cargado con una bolsa llena de botellas de plástico con líquidos.

El tribunal admite que la aparición de una nueva prueba en plena celebración del juicio es una práctica que "no tiene encaje legal expreso" en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Sin embargo, los jueces entienden que se encuentran ante una situación de "enorme excepcionalidad", puesto que "es incuestionable" que estas declaraciones no pudieron ser propuestas ni por la Fiscalía ni por la acusación particular en el escrito de conclusiones provisionales, "ya que se ha tenido conocimiento de su existencia" el 10 de noviembre.

Fue en esta fecha cuando el taxista decidió romper su silencio y presentarse voluntariamente ante la Policía para ofrecer la versión que tumba la defensa planteada por el hermano de Carcaño. Según aseguró a los agentes, no había declarado antes porque su mujer le había comentado que la Policía ya tendría datos suficientes y que no estaba seguro del todo hasta que no escuchó la voz de Javier Delgado en televisión durante su declaración en el juicio. Desde entonces, lo reconoció sin "ningún género de dudas".

Los magistrados que componen el tribunal reconocen que no se habían encontrado con un caso como éste, en el que aparece un testigo sorpresa casi tres años después de los hechos, en los 85 años de experiencia profesional que suman entre los tres. "Todo ello merece el esfuerzo de una respuesta flexible y generosa con la práctica de una prueba que se presente como relevante, siempre que ello se compatibilice con las garantías del proceso y con la evitación de retrasos", expone el auto de la Sección Séptima, que se remite a la jurisprudencia del Supremo para poder aceptar la declaración del taxista.

La versión del conductor será refrendada por su esposa, cuya comparecencia también ha sido aceptada por el tribunal. La mujer corroboró también ante la Policía que su marido le había comentado que hizo un servicio a León XIII entre las 00:15 y 00:30 del 24 de enero de 2009 y que, cuando vio en varias ocasiones por televisión las imágenes de Javier Delgado, lo reconoció como su cliente aquella noche aunque lo viera tapado. También asegura que ha influido en su marido para que no acudiera a la Policía hasta ahora al creer que ya habría pruebas suficientes contra el acusado.

Ambos testimonios casan con el marco horario propuesto por el fiscal y la acusación particular, que aseguran que los acusados sacaron el cuerpo de Marta del Castillo de León XIII de madrugada. El conductor recuerda perfectamente la hora a la que hizo el servicio, ya que era el último de esa noche y le dio tiempo a comprar un kebab en una tienda que cierra a la una de la madrugada. Esto concuerda con el testimonio del vecino que vio a Miguel Carcaño portando una silla de ruedas en torno a la una y media de la madrugada del 25 de enero.

La Audiencia rechaza las otras dos declaraciones solicitadas por la Fiscalía, que había propuesto la comparecencia del vendedor de kebabs y de un socio del bar de Javier Delgado. Una vez que se haya oído a los nuevos testigos, las defensas de los cuatro acusados tendrán de plazo hasta el 28 de noviembre para proponer nuevas pruebas, según precisa el tribunal para garantizar su derecho de defensa.

El padre de Marta del Castillo mostró ayer su satisfacción por la decisión tomada por el tribunal y confió en que estas testificales "arrojen mucha más luz" sobre la participación de Javier Delgado en los hechos. "Yo tenía muchas dudas de que se aceptara la prueba, porque la ley es muy cerrada, pero supongo que habrá algún resquicio legal para ello", expuso Antonio del Castillo en declaraciones a Europa Press. "Delgado tiene muchas horas de esa noche colgadas, en las que dice que estuvo en el bar, pero es extraño que durante hora y media no pusiera ni un refresco", dijo el padre de Marta, en referencia al hecho de que entre las 1:30 y las 3:00 no se registrara ninguna consumición en la caja del local. Además, opinó que las botellas que llevaba en el taxi "contendrían en su interior productos químicos de limpieza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios