Salud

El SAS prevé más demoras en intervenciones y consultas para 2020

  • El tiempo medio de respuesta para que un paciente entre en el quirófano se alarga de 62 a 85 días

  • Críticas de la oposición y los sindicatos al Plan de Choque de Salud

Médicos y enfermeros intervienen quirúrgicamente a un paciente en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Médicos y enfermeros intervienen quirúrgicamente a un paciente en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Médicos y enfermeros intervienen quirúrgicamente a un paciente en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. / M. G.

El diputado del PP Juan Bueno no daba crédito a lo que escuchaba durante el debate sobre el Presupuesto en la Comisión de Hacienda: "¿De dónde ha sacado esos datos?", interpeló en su turno al portavoz de Adelante Andalucía, Guzmán Ahumada. "¿Cómo van a subir las listas de espera si tenemos 4.261 sanitarios más [en 2020]? Es que no sé de dónde sacan realmente las cifras", añadió el parlamentario popular en la Cámara. Sencillamente no daba crédito.

Las cifras eran reales. El Proyecto de Ley del Presupuesto de Andalucía para 2020 incluye entre sus indicadores malas noticias en las listas de espera sanitarias si se comparan con los datos de las cuentas de 2019. Pese al Plan de Choque, sí, y pese a esos más de 4.000 profesionales que mentó Bueno. En el texto presupuestario, se decía, figura que el tiempo medio de respuesta de las intervenciones quirúrgicas se alargarán 23 días en el próximo ejercicio –de la demora de 62 días en 2019 se pasa a los 85 en 2020–.

Tampoco es optimista la previsión para las consultas externas, que sufre una mayor dilación de 15 días –de los 45 días calculados en 2019 a 60 el próximo años–. Sucede igual con las pruebas diagnósticas, cuyo tiempo medio de respuesta se dilatará de 18 a 30 días.

Jesús Aguirre anuncia una comparecencia

La estupefacción de Bueno dio paso días después al silencio del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, durante el correspondiente debate sobre el Presupuesto de su área. En esta ocasión fue la diputada morada Inmaculada Nieto quien le trasladó al representante de la Junta los novedosos datos de demora en los indicadores de salud, cifras que tan poca justicia hacen del famoso Plan de Choque para la reducción de listas de espera o de las prometidas políticas de estabilización de profesionales sanitarios, de horas extraordinarias y de contrataciones.

Aguirre, interpelado por la parlamentaria de la oposición, no puso pegas a las denuncias de la dilatación de los tiempos medios de demora en las respuestas sanitarias y se limitó a anunciar una próxima comparecencia en la que daría cuenta de la buena evolución de las listas de espera.

Fuentes de la Consejería de Salud, sin embargo, sí han sido más explícitos e informaron a este periódico que, respecto a los mencionados indicadores de demoras recogidos en el estado de gastos presupuestarios de la Dirección General de Asistencia Sanitaria, se trata de meros "cálculos estadísticos" que no se corresponden con la realidad.

Además de aclarar que, en ningún caso, los tiempos de demora, incluso los máximos reflejados en 2020, incumplen la legislación vigente, abundó en la idea de que, en efecto, como adelantó el consejero, la tendencia es favorable.

Con todo, no es sólo la oposición parlamentaria la que está criticando la gestión sanitaria de la Junta. Los sindicatos también están en armas: las cuestiones relacionadas con el personal del SAS sigue sin enmendarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios