CONTENIDO PATROCINADO

Cuatro parques naturales que nutren de vida a Jaén

  • La provincia presenta numerosas oportunidades para un turismo sostenible y en continuo contacto con el medio ambiente

Jaén posee numerosas rutas por las que poder perderse y disfrutar Jaén posee numerosas rutas por las que poder perderse y disfrutar

Jaén posee numerosas rutas por las que poder perderse y disfrutar / José Manuel Pedrosa

Jaén es conocida por ser la provincia con una mayor superficie de espacios naturales protegidos de España, con más de 300.000 hectáreas declaradas como patrimonio natural. Los parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, Despeñaperros, Sierra de Andújar y Sierra Mágina, unidos a los parajes naturales del Alto Guadalquivir, la Cascada de la Cimbarra y Laguna Grande, y las reservas naturales de Laguna Honda y Laguna del Chinche, hacen que el territorio jiennense sea considerado como uno de los pulmones verdes de España.

No sólo su enorme extensión aporta singularidad al patrimonio natural jiennense, también la diversidad y riqueza de sus paisajes, que ofrecen un conjunto tan diferente como atractivo. Sierra Mágina acoge las cumbres más elevadas de la provincia y se caracteriza por sus profundos barrancos y sus paredes rocosas, que albergan uno de los más valiosos catálogos de endemismos tanto de vida animal como vegetal. El Parque Natural de la Sierra de Andújar, bajo la mirada de Sierra Morena, cuenta con los grupos de vegetación mediterránea más extensos y mejor conservados de la cordillera montañosa andaluza.

A estos encantos naturales se unen los cotos de caza de Lugar Nuevo y Selladores, dos de los espacios cinegéticos más importantes de Europa. Más allá de la caza, tiene mucha importancia el Santuario de la Virgen de la Cabeza, donde se celebra la romería más antigua documentada de España. En Santa Elena, puerta de entrada a Andalucía, está el Parque Natural de Despeñaperros, que se caracteriza por su impresionante desfiladero y por ser uno de los espacios naturales más pequeños del sur de España. A su tamaño se une el hecho de tener un alto valor paisajístico gracias a su encrespada orografía.

Parque Natural Sierra de Andújar  
Andújar bajo el cielo estrellado Andújar bajo el cielo estrellado

Andújar bajo el cielo estrellado

El Parque Natural Sierra de Andújar presenta una variada morfología y altitud. En este entorno se observan las manchas de vegetación natural más extensas de Sierra Morena, siendo las encinas, los quejigos y los alcornoques las especies predominantes.

En Sierra Quintana se encuentran uno de los escasos refugios del águila real dentro de la Península Ibérica.La ganadería tiene cierta importancia en la economía local, con extensas dehesas dedicadas a la cría de toros de lidia o a la explotación cinegética de ciervos, gamos, corzos, muflones y jabalíes. Así, el deporte de la caza constituye un recurso económico de primer orden en los afamados cotos públicos y privados del Parque.

No es difícil avistar en el cielo del Parque Natural Sierra de Andújar los espectaculares vuelos de las águilas real, perdicera e imperial. También pueden observarse tres especies carroñeras: el buitre leonado, el negro y el alimoche.

De interés turístico son el Santuario de la Virgen de la Cabeza, donde todos los años a finales de abril se celebra una de las romerías más antiguas de España, los embalses del Jándula y del Encinarejo, el Complejo medioambiental Cercado del Ciprés, que cuenta con un jardín botánico y un Aula de la Naturaleza, entre otras instalaciones, o el Mirador del Peregrino. El mirador del Camino Viejo de Andújar se encuentra ubicado en un lugar donde los paisajes, la historia y la tradición cobran vida propia. El camino que conduce al mirador es recorrido a lo largo del año por multitud de peregrinos en su viaje hacia el Santuario de la Virgen de la Cabeza. Desde el balcón podremos contemplar el valle del río Jándula (afluente del Guadalquivir) con un típico y exuberante bosque de ribera, donde los olmos son protagonistas.

Parque Natural Sierra de Mágina 
Cascada Cascada

Cascada

Las casi 20.000 hectáreas del parque se concentran en la zona de cumbres, que tienen un gran valor ecológico. Son frecuentes las especies de flora que tienen su única representación mundial en esta área. Algunas especies animales encuentran en Sierra Mágina un lugar ideal para vivir, como el águila real que tiene su mayor concentración europea en estas montañas. Las formaciones geológicas (lapiaces, torcales, dolinas...) son otros de sus atractivos. Los pobladores prehistóricos eligieron sus cuevas como lugares simbólicos y de control militar de los valles colindantes. Son varios los ejemplos de cuevas con pinturas rupestres como la Cueva de la Graja (Jimena) o la Cueva del Morrón (Torres).

El Pico Mágina alcanza 2.167 metros sobre el nivel del mar, siendo así el más alto de la provincia. Por esta razón, el parque es visitado a menudo por montañeros que buscan coronar sus cimas.Es un conjunto montañoso de excepcional singularidad dentro del conjunto de espacios protegidos andaluces, tanto por su diversidad natural como por sus valores culturales y etnológicos.

La comarca de Sierra Mágina es tan interesante como el parque natural. Frontera natural entre los territorios musulmanes y cristianos durante los siglos XIII al XV. Por ello la comarca está impregnada de un ambiente medieval, como se aprecia en las callejuelas de sus municipios y en los castillos. Sierra Mágina conserva en sus pueblos restos de fortificaciones que datan de esta época: los torreones de Bélmez y Cuadros, los castillos de Bedmar y Garcíez, Jódar y Albanchez de Mágina, y los restos de fortalezas y murallas árabes de Jimena y Cambil.

Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas 
Vista panorámica de Siles Vista panorámica de Siles

Vista panorámica de Siles

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es una zona de gran importancia biológica, geográfica, geológica y patrimonial, declarada por la Unesco en 1983 Reserva de la Biosfera y, desde 1988, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Estas tres sierras conforman el mayor espacio natural protegido de España y el segundo más grande de Europa con sus casi de 210.000 hectáreas, y es una superficie similar a la de la provincia de Vizcaya. Este parque natural está formado por veintitrés municipios, que permiten al visitante deleitarse con un paraíso medioambiental único, en el que se puede disfrutar del ecosistema animal y vegetal más importante de España.

Una de las grandes particularidades de este parque natural es que está formado por tres comarcas distintas: la de la Sierra de Cazorla, la de Segura y la de Las Villas, lo que convierte a estas tierras en uno de los rincones más fascinantes y bellos de España. La Sierra de Segura es la más extensa de los tres territorios, ya que ocupa algo más de 143.000 hectáreas, casi el 68% del parque. Entre los 13 municipios que viven al amparo de estas cumbres, existen algunos lugares con un encanto extraordinario.

La Puerta de Segura, cortada en dos por las aguas del río Guadalimar, constituye una de las entradas históricas al interior de la serranía. Más hacia el norte existe una carretera que conduce hasta las localidades de Benatae, Torres de Albanchez, Génave, Villarrodrigo y Onsares, una pequeña aldea presidida por el pico Cambrón, un espacio magnífico para la práctica de senderismo y deportes ecuestres.

Para descubrir todos los encantos del parque, los amantes del deporte y la naturaleza tienen también a su disposición el Gran Sendero GR 247 “Bosques del Sur”, uno de los más grandes de Europa con sus más de 478 kilómetros que atraviesan todo este espacio natural y que permite al caminante y al ciclista explorar y encontrar lo que buscar. El parque posee la mayor masa forestal de España y una biodiversidad incomparable se debe a que su hábitat se conserva en buenas condiciones: las aguas, limpias; los bosques, densos; las cumbres, despejadas, además de pueblos con castillos y callejuelas blancas, e insólitas aldeas en plena montaña.

Parque de Despeñaperros y Cascada de la Cimbarra 
Cascada de Cimbarra Cascada de Cimbarra

Cascada de Cimbarra

Labrado por el río Despeñaperros, sobre las pizarras de Sierra Madroña, este desfiladero rompe la uniformidad de Sierra Morena con su abrupto perfil. En sus paredes -casi verticales- pueden apreciarse la disposición de los distintos estratos. Así, en el paraje conocido por Los Órganos algunas rocas adquieren la forma de gigantescos tubos.

Alcornoques, encinas y quejigos son las especies vegetales más significativas de Despeñaperros. Esta vegetación autóctona contrasta con las manchas de pino piñonero producto de repoblaciones.En el parque natural, las especies faunísticas propias de matorral mediterráneo cuentan con importantes poblaciones en este espacio protegido: ginetas, garduñas, gatos monteses y meloncillos. En ocasiones, se ha detectado la presencia de lobos y linces. Igual que en gran parte de Sierra Morena, la caza de ciervos y jabalíes es una práctica común.

Numerosas especies de aves habitan en el Parque Natural de Despeñaperros: el águila imperial, el buitre leonado, los verdecillos, roqueros y collalbas. De interés turístico es el barranco de Valdeazores, de excepcional riqueza botánica. Entre los atractivos culturales de la zona, destaca uno de los santuarios ibéricos más importantes de la península, situado en el Collado de los Jardines. La presencia humana en este espacio natural se remonta al Neolítico. De esta época son los restos hallados en el santuario ibérico de la Cueva de los Muñecos (uno de los más notables de España).

Fuera de los límites del Parque Natural y muy próximo a la localidad de Aldeaquemada, se encuentra La Cascada de La Cimbarra, un espectacular salto de agua del río Guarrizas declarado Paraje Natural con una extensión de 534 hectáreas. En sus proximidades destacan los importantes yacimientos de Arte Rupestre Levantino y Esquemático de Aldeaquemada, declarados por la UNESCO, en 1998, Patrimonio de la Humanidad: Tabla del Pochico, Poyos de la Cimbarra, Garganta de la Hoz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios