Andalucía

La decisión mutante del PP

Comentarios 2

TODAS las comunidades y ciudades autónomas gobernadas por el PP se abstuvieron ayer en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), excepto Ceuta. Esta decisión final ha ido mutando a lo largo de la semana. De entrada, poco después de que se conociera la propuesta de financiación del Gobierno, el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, lo descalificó por tierra, mar y aire. "Es una chapuza nacional en algo tan importante como la vertebración de la Hacienda Pública para todos los españoles", dijo el ex ministro de Hacienda. El jiennense aseguró que la reforma había sido auspiciada por ERC y por los intereses de Zapatero en el Congreso y el Senado, y criticó el nuevo aumento del déficit que contenía los fondos adicionales de 11.000 millones. En definitiva, situó a las comunidades del PP en un no rotundo.

En esta misma línea se posicionó el gobierno de Esperanza Aguirre. Tras lanzar en Telemadrid que Andalucía era "una de las comunidades beneficiadas por la nueva financiación" en un rótulo fijo, mientras un informador se afanaba por explicar el malestar de Javier Arenas con el Gobierno andaluz por el acuerdo, la presidenta en persona proclamó que Madrid era la única comunidad autónoma que aportará fondos para la solidaridad, y prefirió fijar el tiro en Cataluña: "Nosotros pagaremos el cheque catalán".

Después de muchos dimes y diretes, la dirección popular emitió el martes un comunicado anunciando que sus comunidades autónomas no apoyarían el nuevo sistema, pero ya no aclaró si se abstendrían o votarían en contra. Y ayer mismo, poco antes de la reunión, Rajoy impuso la abstención. Eso sí, Canarias, donde el PP gobierna en coalición con Coalición Canaria (CC), apoyó la propuesta y fue el popular José Manuel Soria, vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda, quien lo explicó -o algo así- en el seno del CPFF. A pesar de la abstención, las comunidades populares no renunciarán al cheque de los fondos adicionales.

Más allá de la maleable posición del PP, el sistema aprobado por el CPFF, por 10 votos a favor y 7 abstenciones, encumbró al conseller de Economía y Finanzas de Cataluña, Antoni Castells, que acaparó la atención de un gran número de medios catalanes acreditados. Es, sin duda, el principal vencedor de esta batalla autonómica. La consejera andaluza, Carmen Martínez Aguayo, tampoco ha salido malparada; sobre todo, si se le suma el trabajoso acuerdo que arrancó sobre la deuda histórica.

Aunque ha estado algo comprimido por el protagonismo de las vicepresidentas, el vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, le ha dado peso político a una negociación cuyo resultado garantiza a partir de ahora mayor estabilidad al Gobierno en el Congreso de los Diputados y deja satisfechos a los barones de los dos principales graneros de voto del PSOE, sin que el resto de ellos apenas haya rechistado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios