Coronavirus Andalucía Junta y Gobierno negocian el control de los inmigrantes contagiados

Voluntarios de la Cruz Roja efectúan controles a un grupo de inmigrantes argelinos que llegó al puerto de Motril a finales de mayo. Voluntarios de la Cruz Roja efectúan controles a un grupo de inmigrantes argelinos que llegó al puerto de Motril a finales de mayo.

Voluntarios de la Cruz Roja efectúan controles a un grupo de inmigrantes argelinos que llegó al puerto de Motril a finales de mayo. / A. F. / Efe

Las condiciones meteorológicas del verano hacen más apta la navegación. Es en estas fechas cuando comienza, como ha sucedido en los años precedentes, el periodo propicio para la llegada de embarcaciones desde las costas africanas. Pero este verano no es uno normal. El año de la pandemia está obligando a la modificación de costumbres y de normativas para toda la población, también para la población extranjera recién llegada, sean turistas o sean migrantes. Después de varias jornadas de tiras y aflojas, la Junta de Andalucía anunció ayer que se encuentra negociando con el Gobierno central un acuerdo que permita el control de los inmigrantes contagiados por el Covid-19 que recalen a las costas andaluzas.

Fue el anuncio que hizo este viernes el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, quien mencionó expresamente los términos "negociando y trabajando" para referirse a las conversaciones que la administración andaluza mantiene con el Gobierno central en torno a un acuerdo que permita "controlar" la situación de personas inmigrantes que lleguen a la comunidad autónoma, den positivo en las pruebas de coronavirus y a las que se les pueda "perder el rastro" tres días después de su llegada. La ley de Extranjería contempla que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han de poner en libertad a esta población a las 72 horas.

Desde la Consejería de Salud y Familias han estado los últimos días hablando con el Ministerio de Interior, que es el gabinete con competencia en materia de inmigración. Son entidades como la Cruz Roja y otras oenegés las que se hacen cargo de la atención de los recién llegados a las costas andaluzas. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, declaró ayer en Canal Sur haber estado en contacto con el ministro Fernando Grande-Marlaska y la secretaria de Estado de Migraciones, Hana Jalloul. Según recogió Europa Press en una nota, Aguirre aseguró estar a la espera de llegar al acuerdo definitivo con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

Pruebas PCR para los llegados

Desde la Junta de Andalucía han trasladado al Gobierno la disposición de hacer pruebas diagnósticas de PCR a todas las personas que lleguen a Andalucía, "venga de donde venga, con cualquier patología", y a "ingresarlo si tienen criterio de ingreso". (Las pruebas PCR son las que determinan si el individuo contiene en ese instante restos del virus.)

"Si no tienen criterio para ser ingresado en un centro hospitalario –añadió Aguirre–, hay que hacer es aislarlos, pero eso es competencia del Gobierno de la Nación", señaló el titular andaluz de Salud. Lo que demanda la Consejería es que aquellos inmigrantes que lleguen en una embarcación con algún caso positivo de coronavirus puedan ser aislados "un mínimo de diez días" para "garantizar que no va a provocar un foco" de contagios.

Un mismo protocolo

Entre las negociaciones que mantienen abiertas la administración andaluza y la estatal, la Junta se ofrece a ubicar eventualmente a aquellas personas que den positivo por coronavirus. "Ya buscará la Consejería de Salud un sitio para que esas personas estén dignamente y con vigilancia", añadió Aguirre antes de insistir en "rogar" al Gobierno que se encargue del "aislamiento del resto de esta patera", más el de "todas las que nos llegarán", y ante las que "tendremos que tener el mismo protocolo hecho".

Desde la Junta de Andalucía confían en alcanzar próximamente un acuerdo con el Gobierno de España. Aunque la competencia migratoria corresponde a Interior, sobre la administración andaluza recae la posibilidad de coordinar esa política.

Sobre ese particular, Marín apuntó a los problemas que la administración andaluza está encontrado con la sucesiva llegada da pateras –"necesitamos medios", dijo– e insistió en la necesidad de la habilitación de espacios "para que estas personas que den positivo puedan estar confinadas, al menos hasta que finalmente salgan adelante y no sean portadores del virus". Lo que preocupa a la Junta es la gente que llega, que esté infectada y que "le perdemos el rastro", recogió Europa Press.

El vicepresidente andaluz apostilló que, "salvando esa situación", para la que espera que se "cierre un convenio en las próximas horas" y "tengamos una herramienta para poder controlar" esos casos, la situación de los brotes de casos de coronavirus que se están detectando en está "controlada" y "no es preocupante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios