Denuncia por acoso sexual

La UGR lleva a la Fiscalía el presunto caso de acoso en Ciencias de la Educación

  • El trámite supone paralizar el procedimiento iniciado por los órganos de la Universidad

  • La concentración anunciada para hoy reúne a centenares de estudiantes a las puertas de la Facultad

Concentración ante la Facultad de Ciencias de la Educación Concentración ante la Facultad de Ciencias de la Educación

Concentración ante la Facultad de Ciencias de la Educación / Álex Cámara

La Universidad de Granada ha llevado a la Fiscalía el supuesto caso de acoso denunciado por una estudiante del grado de Pedagogía de la Universidad de Granada. Esta mañana, tras la concentración contra el acoso convocada en la Facultad de Ciencias de la Educación, la joven aseguró que confiaba en que la Universidad “sea la que denuncie” el caso ante los juzgados. Finalmente ha sido así, lo que supone la paralización del procedimiento interno abierto por la Universidad para esclarecer los hechos. 

Fuentes del Rectorado indicaron que esta misma mañana "se ha firmado por la rectora [Pilar Aranda] la solicitud de traslado del caso a Fiscalía".

Sobre el caso, la estudiante aseguró que desde que relató su caso primero en las redes sociales y luego en los medios de comunicación, dos clases de compañeros del centro “van a dar su testimonio de comportamientos extraños en clase”. Esta declaración se hará “por escrito” y se remitirá a la Unidad de Igualdad donde, hasta el momento, ha habido siete testimonios de estudiantes relacionados con el presunto comportamiento de acoso del mismo profesor. Éste está de baja.

La rectora anunció que se llevaría el caso si el caso llegaba a confirmarse

Sobre la posibilidad de que la Universidad no hubiera dado el paso de registrar el caso ante la Fiscalía, ésta aseguró que “no creo que lleguemos a eso, pero sí, lo haríamos por nuestra parte”, aunque alegó en que “me parecería fatal” que la Universidad no actuará. “Hay demasiadas pruebas como para que lo dejen pasar de esa forma”, zanjó la joven. La propia rectora aseguró que se daría el paso cuando se confirmara el caso y que se actuaría de forma contundente.

Sobre la repercusión que ha tenido su relato, la estudiante aseguró que ha recibido más testimonios similares. “Estamos a la espera de que la Universidad sea la que denuncie. Nos parece lo más correcto”. Finalmente ha sido así. Queda por determinar si únicamente se ha trasladado una única denuncia de las seis que se han presentado ante la Unidad de Igualdad o varias.

Por otra parte, el coordinador del grado que cursa la joven, José Antonio Pareja, defendió que se actuó desde el primer momento que se tuvo constancia de que había una situación de presunto acoso, hace tres semanas, y que en este tiempo se ha actuado dentro de la normativa. La joven se dirigió el 14 de marzo a su tutor, que trasladó el relato de la estudiante y su incomodidad por el trato recibido en una tutoría con un profesor al coordinador del grado. De forma conjunta con el Decanato y el departamento al que pertenece el docente se decidió ofrecer a la estudiante la posibilidad de cambiar de grupo.Pareja incidió en la idea lanzada por la rectora, “Es positivo, estos casos tienen que salir a la luz”, indicó.

La Facultad de Ciencias de la Información fue el escenario de una multitudinaria concentración contra el acoso, a la que asistió el vicerrector de Estudiantes y Empleabilidad, José Antonio Naranjo. Un grupo de jóvenes dio lectura a un manifiesto en el que se manifestó que “no somos un caso aislado” y se pidió un cambio en el protocolo que se sigue en la Universidad para abordar estos casos. Se han creado varias vías a través de las redes sociales para “recoger testimonios” porque “esto no acaba hoy”, indicó una de las estudiantes. “El movimiento es un hecho”, aseguró ante centenares de estudiantes y docentes.

Fuentes del Rectorado incidieron de nuevo en la necesidad de modificar determinados aspectos de la legislación, como la posibilidad de imponer determinadas medidas cautelares cuando se registra una denuncia.También expresaron la necesidad de seguir el procedimiento, que se puso en marcha en cuanto se tuvo conocimiento del relato de la joven.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios