Caso Mari Luz

El Supremo ratifica la condena de la Audiencia a los Del Valle

  • El Alto Tribunal respalda la sentencia emitida por la Sección Tercera de Huelva. El abogado del asesino de Mari Luz Cortés estudiará recurrirla ante el Constitucional.

Comentarios 5

Los recursos de casación presentados en mayo por los abogados de Santiago y Rosa del Valle -asesino y cómplice de la muerte de Mari Luz Cortés, respectivamente- ante el Tribunal Supremo (TS) no han llegado a buen puerto. La Sala de lo Penal del Alto Tribunal, presidida por el magistrado Juan Saavedra, decidió ayer en una vista -celebrada a puerta cerrada- ratificar la sentencia emitida por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva el pasado 18 de marzo, que impone a Santiago del Valle una condena de 22 años de prisión y otros nueve años a su hermana por su implicación en el crimen.

Tras más de dos horas de deliberación, según informaron a este diario fuentes del Supremo, Saavedra y los magistrados Miguel Colmenero, José Manuel Maza, Manuel Marchena y Juan Ramón Berdugo decidieron confirmar la sentencia de la Audiencia onubense. No obstante, el contenido íntegro del documento no se conocerá antes de diez días pero sí en un plazo máximo de un mes.

El abogado de Santiago del Valle, Juan López Rueda, se mostró ayer cauteloso con el fallo del Alto Tribunal, ya que "tendremos que esperar a conocer los detalles de la sentencia para dar una opinión". Pese a que el Supremo es la última instancia, sus decisiones pueden ser dejadas sin efecto cuando el Tribunal Constitucional encuentra lesión de los derechos y libertades constitucionales. Por ello, López Rueda indicó ayer a Huelva Información que analizará la sentencia a fondo "puesto que cabe la posibilidad de recurrirla, algo que estudiaremos, aunque eso no significa que lo vayamos a hacer".

El letrado justifica el recurso para impugnar la sentencia en la vulneración de la presunción de inocencia de su cliente, al haberlo condenado "sin pruebas suficientes", y entiende que ha habido un quebrantamiento de forma al no aceptar el tribunal el testimonio de un agente de la Policía Local que tomó declaración a un taxista que identificó a los condenados y a Isabel García, mujer de Santiago, en torno a las 18:00 del día en que desapareció Mari Luz (13 de enero de 2008), a las puertas de su casa introduciendo un carrito en el maletero del coche de Rosa, lo que imposibilitaría que su cliente arrojara el cuerpo a las marismas del Tinto entre las 16:40 y 17:40.

Manuel Domínguez, abogado defensor de Rosa del Valle, también presentó recurso de casación ante el TS porque, a su entender, se produjo quebrantamiento de forma, infracción de la ley y vulneración del principio constitucional.

La sentencia de la Audiencia de Huelva considera probado que entre las 16:30 y 16:40 horas de aquel fatídico 13 de enero la pequeña, que tenía cinco años, salió de su casa de  la Plaza Rosa y se dirigió al quiosco de la Avenida de Las Flores para comprar chucherías. Desde su guarida (en la esquina de ambas calles), Santiago observó la ida de la niña. A su vuelta, con la finalidad de "satisfacer su ánimo libidinoso", la atrajo arrojando a la acera un osito de peluche y le pidió que entrara a su casa. La menor subió las escaleras. Del Valle comenzó a realizarle tocamientos y, para evitar que huyera, la agarró por la muñeca y por el tórax.

En el forcejeo, Mari Luz sufrió lesiones que "no sangraron pero fueron de entidad suficiente" como para dejarla inconsciente. Ante esta situación, el asesino decidió deshacerse de ella. Entró en la vivienda, cogió un carrito de la compra y la introdujo en él. Después, se dirigió a la habitación de su hermana, la despertó, le contó lo sucedido y le pidió que le ayudara a trasladar a la cría en su coche. Metieron el carrito en el maletero y se dirigieron a una zona de marismas próxima a el Estero del Rincón. Allí, Santiago arrojó a la menor al agua "cuando aún estaba viva, produciéndose su muerte por asfixia por sumersión", concluye la sentencia.

La Sección Tercera de Huelva condenó a Santiago del Valle a tres años de prisión por cometer un delito de abuso sexual (con agravante de reincidencia) y a otros 19 años  por el asesinato de Mari Luz. Rosa del Valle, por su parte, cumple una condena de nueve años de cárcel por ejercer como cómplice de su hermano. Asimismo, la Audiencia  decretó la prohibición a los Del Valle de residir en Huelva. Santiago no podrá aproximarse ni establecer comunicación durante 32 años con los familiares de la víctima, mientras que su hermana tendrá que hacer lo propio a lo largo de 19 años. Dada la gravedad de los delitos cometidos, el tribunal acordó que el tercer grado penitenciario no podrá producirse antes del cumplimiento de la mitad de la condena total impuesta.

También fueron condenados a indemnizar en concepto de daños y perjuicios a los padres de la menor con 122.000 euros, y a cada uno de sus hermanos -Juan José y Daniel-, con 22.000. Igualmente, y en concepto de daño moral añadido, la sentencia recogía que tenían que indemnizar a los cuatro con 19.000 euros por los 54 días que transcurrieron entre la muerte de la menor y el descubrimiento del cadáver. Sin embargo, Santiago del Valle fue declarado insolvente y Rosa, parcialmente insolvente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios