Andalucía

El PP arguye que las decisiones de la Cámara de Cuentas pueden ser recurridas para excusar el bloqueo

  • Los populares proponen a una mujer para sustituir a Antonio López, cuyo mandato consideran expirado

Marta Bosquet y Antonio López se saludan en el Parlamento. Marta Bosquet y Antonio López se saludan en el Parlamento.

Marta Bosquet y Antonio López se saludan en el Parlamento.

Las dos polémicas que resuenan en los pasillos del Parlamento en los últimos días responden una disparidad en la lectura de un acuerdo firmado por dos partes ahora enfrentadas. Uno, en teoría, ha provocado un temblor en la estabilidad del Gobierno andaluz después de que Vox haya anunciado que no volverá a apoyar a PP y Cs hasta que no se implante el pin parental. El otro tiene bloqueada la Cámara de Cuentas porque la mayoría que tienen PP, Ciudadanos y Vox considera que el presidente del ente fiscalizador tiene caducado su mandato y, por esa razón, no acuden a los plenos y han impedido la aprobación de la Cuenta General de 2019 que, entre otras cosas, saca los colores a la gestión del Ejecutivo de populares y naranjas.

El bloqueo de este organismo de extracción parlamentaria tiene su origen en un pacto alcanzado en la primavera de 2019. Entonces, PSOE, PP y Ciudadanos se pusieron de acuerdo para desbloquear un atasco que en el Consejo Audiovisual y la cúpula de RTVA coleaba desde la pasada legislatura. La continuidad de Antonio López en la presidencia de la Cámara de Cuentas formaba parte de aquella entente, pero la mayoría que ahora ostentan populares, naranjas y sus, en teoría, socios de Vox considera que el mandato de López cumplió el pasado febrero.

El PP defiende que la ley que rige este organismo fiscalizador contempla que el tiempo que los consejeros estén en funciones se tenga en cuenta para cada mandato de tres años, por lo que considera, como Cs y Vox, que el mandato de López está caducado. Eso, según explicó ayer el portavoz popular en la Cámara, José Antonio Nieto, puede provocar inseguridad jurídica porque “cualquier persona puede impugnar” los acuerdos que se tomen en el seno de este organismo.

Esa es la razón, según la versión de Nieto, de la ausencia de los consejeros elegidos por su partido, Ciudadanos y Vox. “No es una protesta; es un organismo que tiene unas normas y unas reglas”, abundó el diputado cordobés, que además, propone que sea una mujer quien sustituya a López. En el citado acuerdo alcanzado en mayo de 2019 no se incluyó a ninguna para el liderazgo de estas entidades, aunque hubo un intento impulsado por el PP y Adelante Andalucía nombrar a una mujer como Defensora del Pueblo Andaluz.

La idea acabó malográndose porque el actual Defensor, Jesús Maeztu, tenía intención de continuar y había recibido el compromiso de Ciudadanos de hacerlo. Pero, aseguró Nieto, existía una intención de volver a impulsar la candidatura de una mujer en la siguiente renovación que se produjera en algún órgano de extracción parlamentaria, a los que habrá que sumar en los próximos meses uno nuevo, la oficina contra el fraude y la corrupción. No obstante, el PP defiende ese momento ha llegado con la Cámara de Cuentas y, además, proponen que la persona que esté al frente del ente fiscalizador sea una persona independiente, que no haya tenido cargos públicos en su carrera.

El PSOE, por su parte, considera que la cuenta atrás para el periodo de López en la presidencia comienza en septiembre de 2019, cuando Juanma Moreno lo designó, según figura en un decreto publicado en el BOJA. Según el portavoz de los socialistas, José Fiscal, el texto “dice claramente que se mantendrá el actual presidente hasta el cumplimiento de su mandato, es decir hasta 2022, y no es interpretable”, por lo que las maniobras de PP, Ciudadanos y Vox son un intento de “tapar a toda costa” el citado informe sobre la gestió del primer año del Gobierno del cambio.

Esta situación anticipa un nuevo bloqueo como el que hubo hasta la primavera de 2019, por lo que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, hizo ayer un llamamiento al diálogo para que los partidos alcancen una entente que permita desbloquear este organismo. La jefa del legislativo avanzó ayer que se plantea, tras los escritos de los partidos y del propio Antonio López, la petición de un informe a los servicios jurídicos de la Cámara sobre la situación del jefe del ente fiscalizador que sirva para arrojar más luz a esta polémica.

En toda esta vorágine hay un detalle llamativo y es que a pesar de la situación por la que pasa la relación entre la formación de derechas y el Ejecutivo andaluz, su consejera mantiene la unidad de acción con los de PP y Cs. De hecho, fuentes populares explican reconocen que no esperan ninguna derrota parlamentaria sonada en las próximas semanas por esta disputa con la formacin de Alejandro Hernández. Por otra parte, mañana hay una reunión entre Vox y la consejería de Educación para acercar posturas respecto al pin parental, ya que ninguno de los dos bandos de esta polémica se ha movido ni un ápice desde el pasado jueves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios