Andalucía

Juanma Moreno, dispuesto a sacar a los andaluces a la calle contra el Gobierno de Sánchez

  • El presidente andaluz no descarta animar a la movilización si hay "maltrato" a Andalucía en el marco del 28 de Febrero

Juanma Moreno, durante una entrevista en Canal Sur Radio Juanma Moreno, durante una entrevista en Canal Sur Radio

Juanma Moreno, durante una entrevista en Canal Sur Radio

La polémica entre el Gobierno andaluz y el Ministerio de Hacienda de finales de 2019 va camino de convertirse en la primera cuenta de un rosario de disputas entre San Telmo y La Moncloa. La investidura de Pedro Sánchez como presidente de una coalición con Unidas Podemos fraguó gracias a la abstención de ERC y Bildu, motivo de disgusto para PP, Ciudadanos y Vox, las tres fuerzas que sustentan el Ejecutivo de Juanma Moreno. En ese contexto, el presidente de la Junta ha preferido poner la venda antes de la herida y ha advertido que alentará a los andaluces a manifestarse en las calles si considera que hay un maltrato a Andalucía por parte del nuevo Gobierno de Sánchez.

"No permitiremos que nos humillen ni que nos maltraten", ha dicho el dirigente popular en una entrevista radiofónica en Canal Sur. En la radio pública andaluza también ha aludido a otro elemento de presión que la Junta se guarda en su arsenal, la posibilidad de acudir al Tribunal Constitucional para enmendar todo lo que, según su consideración, vulnere "el marco legal".

No obstante, Moreno se ha mostrado dispuesto a negociar “todo” lo que se pueda para evitar estos conflictos legales. Para ello, el jefe del Ejecutivo andaluz pedirá de manera “inmediata” una reunión con Sánchez para abordar determinados asuntos “paralizados” y acuerdos “que no se están cumpliendo”. “Si esto no se consigue, yo seré el primero que salga a la calle”, ha vaticinado Moreno.

Con estos gestos, el presidente andaluz hace suya una tradición heredada de los dirigente socialistas que lo antecedieron en el cargo. La confrontación entre ejecutivos del PSOE en Sevilla con gobiernos populares en Madrid fue casi una norma en la época de Manuel Chaves. Y en muchas ocasiones, las revindicaciones sureñas tuvieron un carácter casi identitario. La costumbre de envolverse en la blanquiverde fue común denominador entre los presidentes socialistas de la Junta.

Moreno no iba a ser menos. Los lazos en la solapa con la bandera andaluza en el último Pleno fueron una muestra y la cercanía del 28-F abona el carácter reivindicativo del Gobierno de PP y Ciudadanos. Sobre todo respecto a un Pedro Sánchez que se debe a sus pactos con el PNV y los independentistas catalanes.

“Quiero que el 28-F sea festivo, no me gustaría que fuera un día reivindicativo; pero si, al final, no nos tienen en cuenta, las tornas se pueden cambiar”, ha abundado el presidente andaluz tras reunirse con las líderes de CCOO y UGT, Nuria López y Carmen Castilla; y el presidente de la CEA, Javier González de Lara, quien ha llamado la reforma del sistema de financiación autonómica.

Este amago de manifestación, cuando se cumplen 40 años del referéndum del Estatuto de Autonomía de 1980, entronca con las fórmulas de oposición utilizadas por el PP en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero. Si se pone en marcha esta estrategia de oposición, Moreno contará, sin duda, con el apoyo de sus socios parlamentarios de Vox, pero no con sus compañeros de gabinete de Ciudadanos.

El portavoz de la formación de extrema derecha, Alejandro Hernández, ha anunciado este miércoles que será exigente con la Junta en su oposición a Pedro Sánchez, mientras que el portavoz naranja en el Congreso, Edmundo Bal, ha reconocido que su partido no apoya las concentraciones contra el Gobierno convocadas por Vox. "Nosotros no hacemos esas cosas en las calles", ha dicho.

En el PSOE andaluz no sólo niegan que los pactos alcanzados por Pedro Sánchez para gobernar vayan a perjudicar a la región, sino que creen que la beneficiará. Y sobre el anuncio de movilizaciones hecho por Moreno, el número dos de los socialistas, Juan Cornejo, lo ha comparado con “un gato que habla francés”. “No me voy a reír de la porque no me voy a reír de algo que tenga que ver con el 28-F, pero alguien tendrá que explicar cómo un presidente que gobierna gracias a la ultraderecha, que quiere acabar con el Estado de las autonomías, pretende defender el 28-F”, ha sentenciado Cornejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios