Algeciras

Un trozo de una fachada cae a la calle y destroza un vehículo

  • Una cornisa se desprende de la pared y causa daños en la parte trasera de un coche en la calle Pablo Mayayo

Comentarios 2

Los restos de una cornisa en mal estado se han desprendido de la fachada del último piso del edificio Getares en la calle Pablo Mayayo. Los escombros han caído sobre un coche aparcado en la vía. Los vecinos, que en un primer momento pensaban que el estruendo lo había provocado un camión que circulaba por la calle, han llamado al 112 a las 17:45 de la tarde y han alertado a los servicios de emergencia.

La policía ha tardado apenas un minuto en llegar al lugar. Han cortado la calle y han acordonado la zona en donde habían caído los escombros. A los 15 minutos, con la calle llena de curiosos, han llegado los bomberos e inmediatamente han subido en una escalera extensible para comprobar el estado de la cornisa afectada. Asimismo, han retirado con ayuda de una grúa el coche destrozado y también el que se encontraba detrás del mismo, pues estaba justo debajo de la parte derruida de la fachada. Mientras los bomberos retiraban de la pared los restos que amenazaban con desprenderse, los policías, abajo en el asfalto, impedían a los transeúntes bajar o subir por la zona afectada de la calle.

Cuando los bomberos habían terminado de retirar los trozos de cornisa que parecían más frágiles, y con la grúa ya plegada, han vuelto a caer restos de la fachada, esta vez en la acera. Han vuelto a subir con la escalera extensible y han decidido arrancar manualmente toda la cornisa colindante a la parte afectada.

Los vecinos congregados alrededor de la zona acordonada comentaban lo ocurrido y se cuestionaban el estado del resto de cornisas del edificio. Según algunos, coincidiendo con los bomberos, el calor de estos últimos días ha hecho que la cornisa haya terminado derrumbándose. También han comentado que el primer conjunto de escombros han rebotado en el alféizar de la ventana situada debajo de la cornisa, por lo que han caído justo en la parte trasera del coche situado en la carretera, a diferencia del segundo, que ha caído directamente en la acera. Otros advertían que la fachada del edifico carece de armazón metálico que impida los derrumbes de este tipo. Todos los vecinos coincidían en que no ha habido que lamentar heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios