Algeciras

Risas y pasiones, armas del teatro clásico en el verano de Algeciras

  • El joven grupo algecireño La Teatrera pone en escena 'Donde no hay agravios hay celos', una apuesta original y atractiva

Un momento de la obra de teatro en el edificio la Escuela de Algeciras Un momento de la obra de teatro en el edificio la Escuela de Algeciras

Un momento de la obra de teatro en el edificio la Escuela de Algeciras / Erasmo Fenoy (Algeciras)

No es usual que el edificio municipal La Escuela se convierta en todo un escenario. El joven grupo La Teatrera, de Algeciras, lo ha logrado abriendo de paso el II ciclo Un verano con los clásicos. Bajo la dirección de Asun García, La Teatrera interpretó en el patio central de este histórico inmueble la obra Donde hay agravios no hay celos, de Francisco de Rojas Zorrilla. Es una propuesta en la que la comedia y el enredo llevan la iniciativa. Un texto en el que todos persiguen el amor de Doña Inés intercambiando sus roles e identidades de manera que todo se convierte, a cada paso, en un embrollo fenomenal. Francamente divertido. 

El resultado es muy satisfactorio. Para empezar, por lo llamativo y especial que es ver a actores no profesionales -sí personas muy conocidas de Algeciras- conducir con maestría toda una obra en verso y con no pocas complejidades a la hora de ser interpretada. Es el caso de los Bruno Morante, Noemí Escobar, Juan José Fernández, Rocío Rondón, Mario Alberto Fernández, David Díaz y Manuela Rojas, sí más veterana esta última y con mucha experiencia en el mundo teatral algecireño. 

La voluntad y el esfuerzo estuvieron a la altura del lleno que registró el patio de butacas en esta primera función. Superó el centenar de asistentes en un formato que se caracteriza por lo cercano e íntimo. El vestuario merece capítulo aparte, mimado y perfectamente adecuado al medievo en el que tiene lugar la acción. Hablamos de un Madrid decadente donde las pasiones no dan excesivo paso a la razón y el entendimiento. 

Buenos golpes humorísticos y una trama que se desarrolla con agilidad y velocidad completan el cuadro. La Teatrera, un producto cultural muy de la casa, merece todo el aplauso y el apoyo. Y en este segundo ciclo hay ocasión de brindárselos. Hay nuevas funciones de esta misma obra los días 5, 11, 12, 18 y 19 de julio, siempre a las 22:00 en la Escuela, en pleno centro de la calle San Antonio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios