X Pregón taurino de la Feria de Algeciras de José Manuel Laza El toreo como enseñanza vital

  • José Manuel Laza defiende la tauromaquia en una intervención cuajada de recuerdos y referentes

  • “La Fiesta no puede quedarse estancada”, afirma

“El toro me ha servido para comprender la vida”. José Manuel Laza prometió una intervención íntima para ensalzar la feria taurina de Algeciras en el año del medio siglo del coso de Las Palomas. Y cumplió con creces a través de un relato cuajado de recuerdos, sensaciones y la maestría de quien se ha criado con el mundo taurino como referente.

Laza protagonizó este lunes la décima edición del pregón taurino de la Feria Real de Algeciras en un acto desarrollado en el edificio La Escuela con la presencia, entre otras autoridades, del alcalde en funciones, José Ignacio Landaluce.

Para el pregonero, el toreo “encierra una serie de valores que vivimos, practicamos y hasta olvidamos en nuestro día a día”. Desde el amor a la perseverancia pasando por el dinero, la fe o la justicia. “El amor al toro. El amor como entrega a uno mismo. El jugarte la vida, el don más preciado que tenemos”, dijo. “El temple. Qué importante es el temple en la vida. Ese natural de Talavante en la Maestranza que duró una eternidad. La naturalidad ahora en Pablo Aguado”, citó junto con la perseverancia, la libertad, la verdad, la honradez, el valor, el éxito o el peligro ante la muerte.

José Manuel Laza se definió en los primeros minutos de su intervención como un taurino orgulloso. “Y más en estos tiempos en los que todo el mundo quiere prohibir aquello que no le gusta”, subrayó, para luego explicar que su afición a la tauromaquia llegó inculcada por su padre y otros referentes familiares a lo largo de sus primeros años mientras jugaba a los toros con su hermano Faustino y su primo Rafa.

“Mi primer festejo que recuerdo en Las Palomas fue una novillada en abril de 1988. Un Domingo de Resurrección en la que actuaron Celso Ortega, Niño de la Taurina y Juan Pedro Galán. Esa novillada me marcó porque presencié el percance que tuvo el Niño de la Taurina en el ojo con una banderilla. Aquello me enseñó que ser torero no era un juego”, rememoró.

Los grandes nombres del toreo de Algeciras no faltaron en la intervención de Laza ante un público experto y entregado a las palabras hiladas con la misma soltura que los pases de una faena exitosa.

El pregonero desgranó su vinculación profesional con los toros a través de las ondas de la Cadena Ser y las páginas de Europa Sur antes de llegar al momento actual en el que Lances de Futuro gestiona “la magia del toreo” en la ciudad algecireña.

No faltó la reivindicación de mayor apoyo a la tauromaquia. “La Fiesta no puede quedarse estancada. Hay que apoyar el toreo, fomentar la afición”, dijo antes de llegar a la última parte de su pregón con una clara defensa. “Frente a las mentiras del animalismo más hipócrita y desaforado, este pregón eleva un encendido elogio de la belleza, el sentimiento y la verdad del arte de la tauromaquia, reclamando la vigencia de sus valores en la sociedad actual”, sostuvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios