Pleno en Algeciras

Un siglo y sin acuerdo para el tren

  • El Pleno aprueba dos mociones de IU y PP para reivindicar mejoras ferroviarias, pero no hay consenso ni siquiera en qué plazo reclamar

Pleno de Algeciras. José Ignacio Landaluce y Fernando Silva Pleno de Algeciras. José Ignacio Landaluce y Fernando Silva

Pleno de Algeciras. José Ignacio Landaluce y Fernando Silva / Jorge del Águila

El 21 de enero del próximo año Algeciras cumplirá un siglo esperando que se haga realidad el desiderátum del Gobierno español expresado en proyecto de ley de un ferrocarril de doble vía, con las últimas prestaciones, que conecte el puerto de Algeciras con la frontera francesa. Y llega a ese aniversario no solo con la obra de renovación de la línea Algeciras-Bobadilla por terminar (en algunos tramos por empezar), sino con el tráfico ferroviario cortado y con la amenaza del desembarco de unos trenes que “han salido rana” según el propio Ministerio de Fomento.

Con este panorama, no era de extrañar que la situación del ferrocarril volviese al Pleno del Ayuntamiento. PP e IU presentaban esta mañana sendas mociones a la Corporación que partiendo del rechazo a los trenes de la serie 598, que el Gobierno traslada de Extremadura a Andalucía, han servido para reivindicar el eterno déficit ferroviario existente. Pero también para poner de relieve que, en un asunto tan crucial como este (y con la precampaña ya completamente desatada), los partidos con representación en el Pleno han sido incapaces de llegar a un consenso que permitiese aprobar las dos mociones por unanimidad. Ni siquiera ha existido en cuanto a qué es lo que se debe reivindicar.

Ello a pesar de que el punto de partida es común e innegable: “La situación es ya insostenible”, resumía el teniente de alcalde de Economía, Luis Ángel Fernández. La línea ferroviaria está cortada desde el pasado 21 de octubre y con una previsión de cierre de tres meses, aunque “hay expertos que dicen que los trabajos pueden durar hasta un año”, auguraba el alcalde, José Ignacio Landaluce.

Los trenes que cubren la línea Algeciras-Madrid han estado sufriendo continuas incidencias durante el verano, con esperas de hasta varias horas, y Renfe ha anunciado que va a sustituir los trenes regionales de la serie 599 por la serie 598. Algo que no tendría que ser un problema si no fuera porque esas máquinas han generado un auténtico caos ferroviario en Extremadura con continuas averías, cuestión que según Renfe se paliaría en Andalucía por ser los trayectos más cortos. “Sin embargo, la línea Algeciras-Granada recorre 219 kilómetros sin electrificar, en trazado duro y complejo. Creemos que hay trayectos más cortos y sencillos que este”, criticaba la concejal de IU María Luisa Guerrero. Y sobre la Algeciras-Bobadilla y el retraso de las obras de un tramo considerado doblemente prioritario por la Comisión Europea dentro de su mallado de red de transporte las quejas son múltiples.

Sin embargo, en este último punto surgen discrepancias. Para el PP, hay que mantener a toda costa la reivindicación de finalización en 2020. “Es posible”, asegura Landaluce, que considera viable tener acabada la infraestructura ferroviaria y la primera subestación eléctrica necesaria para esa fecha y una segunda subestación para 2021. De hecho, los populares incluían en su moción un punto al respecto: instar al Ministerio de Fomento a que cumpla la planificación prevista por el Gobierno de Mariano Rajoy. Y ese punto no ha gustado al ala izquierda del Pleno. “Dijo no a una moción del PSOE y otros grupos para pedir financiación suficiente para acabar en 2020”, ha criticado el portavoz socialista, Fernando Silva. “Además, ¿a qué llamamos finalizar la obra del tren? ¿Al miniproyecto que iban a hacer para salvar las fechas? ¿O retomamos un proyecto mayor?”, ha añadido refiriéndose al cambio de una doble vía por un tercer carril por la plataforma existente.

“Don Fernando, miente usted de una forma apabullante”, le ha contestado el alcalde. “Comprometí al Gobierno a que la modernización estuviese la infraestructura terminada en 2020 con la primera de las dos subestaciones en 2020 y la segunda en el primer semestre de 2021”, ha reiterado. “A día de hoy ya se sabe que 2020 es imposible porque los estudios ambientales no están ni empezados. Se está proponiendo una solución low cost”, ha argumentado IU. “Propongo cambiarlo por que la planificación presupuestaria sea la suficiente para la ejecución de la obra en el menor tiempo posible”, ha argumentado Guerrero. “Es que hay que luchar por 2020, no podemos dejar de exigirlo”, ha insistido el alcalde. Sin respuesta quedaban las llamadas de Podemos y la concejal no adscrita María José Jiménez sobre la necesidad de retomar las reivindicaciones en el Congreso y en la calle para que el tren algecireño no quedase atrás. La moción de IU salió adelante por unanimidad y la popular con el apoyo de Ciudadanos y la concejal no adscrita Elena Abad.

Nueva tasa

El Pleno sí ha aprobado por unanimidad una nueva ordenanza que tiene muchas papeletas para acabar impugnada: la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local por instalaciones de transporte de energía eléctrica, gas, agua e hidrocarburos. Algeciras se convierte en el primer municipio de la provincia de Cádiz que regula el pago por la ocupación del suelo, subsuelo o el vuelo públicos que hacen las compañías suministradoras, un pago que ha sido recurrido en el caso de otras localidades pero que cuenta con el aval de cinco sentencias del Tribunal Supremo a favor de los ayuntamientos. No obstante, el Consistorio no ha hecho siquiera previsión de ingresos.

Según el equipo de Gobierno, la Junta adeuda al Ayuntamiento 17 millones: 10 de tasas e impuestos y 7 de la Patrica

Otro tipo de financiación ha llegado a la sesión plenaria de mano de Izquierda Unida, que ha vuelto a reclamar a la Junta de Andalucía el aumento de la participación en los tributos de la comunidad autónoma, la conocida como Patrica. Los izquierdistas reclaman que se incremente la cuantía de la Patrica, fondos incondicionados, en lugar de volcar los recursos en programas condicionados.

Según sus cálculos, la Junta de Andalucía adeuda a Algeciras por la infrafinanciación en este concepto más de 7 millones de euros. Y otros 10 por tasas y tributos, añade el Gobierno local. Diecisiete millones en total sobre los que también hay discrepancias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios