Algeciras

La enfermería de la cárcel de Algeciras, en cuarentena por una sospecha de coronavirus

  • Los médicos de la prisión realizan los test a una interna que dio positivo en inmunoglobina

  • El SAS realiza las pruebas PCR a todos los presos, trabajadores y sanitarios del centro

Tareas de desinfección en Botafuegos. Tareas de desinfección en Botafuegos.

Tareas de desinfección en Botafuegos. / E.S.

La dirección del Centro Penitenciario de Botafuegos, en Algeciras, ha puesto en cuarentena la enfermería a la espera del resultado de las pruebas de coronavirus de uno de los 33 internos que están ingresados en esas dependencias. 

Se trata de una mujer, según explica el sindicato Acaip en una nota de prensa, que ha dado positivo en el test de inmunoglobina (que mide los niveles de anticuerpos en la sangre) y posteriormente ha dado negativo en el test PCR, por lo que se le han vuelto a practicar las pruebas para confirmar que no tiene el Covid-19. Los resultados estarán este viernes. Mientras tanto y por precaución, el director, Francisco Márquez Salaverri, ha decretado la cuarentena en la enfermería y ha publicado una orden interna para la aplicación de medidas estrictas de control sanitario.

En ese mismo momento se ha llevado a cabo el protocolo de actuación. Este mismo jueves, una ambulancia del Sistema Andaluz de Salud ha realizado test a todos los internos y desde la tarde hasta el viernes se practicarán a trabajadores y sanitarios de la prisión que hayan tenido contacto directo con la interna.

"En Botafuegos, hemos conseguido evitar la entrada del virus con medidas que han sido efectivas, medidas que fueron adoptadas antes del 14 de marzo, gracias al esfuerzo y colaboración de toda la plantilla de trabajadores penitenciarios; trabajo, preocupaciones y miedos que hemos soportado durante meses y que debido a la inoperancia de la Secretaría Gral. de Instituciones Penitenciarias, se puede tirar portierra en pocos días todo el trabajo realizado", lamenta Acaip.

El sindicato critica que la Secretaría General "sigue sin marcar unas directrices comunes para las prisiones españolas, han preferido dejar en manos de los directores de cada prisión el cómo actuar frente al Covid, cada prisión hace lo que puede y considera, sin un protocolo común, con 83 Centros Penitenciarios y cada uno con un modelo de prevencion diferente. Lo único que les importa a los responsables del Ministerio del Interior es alcanzar la nueva normalidad al precio que sea, incluso poniendo en juego la salud, tanto de trabajadores, de internos, como de familias de unos y otros".

"Valga como ejemplo, el restablecimiento de las comunicaciones íntimas, donde tras su celebración, los familiares vuelven a sus casas y el preso, foco potencial de contagio, vuelve a su módulo donde convive con 100 internos que están recluidos en espacios cerrados, donde la trasmisión es mucho más fácil. Los trabajadores penitenciarios hemos aprendido de esta pandemia, que Instituciones Penitenciarias no velará por nuestra salud y que, no es necesario esperar a que las cosas sucedan para reaccionar después", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios