Música con conciencia

La algecireña Brisa Fenoy muerde fuerte con 'Gula'

  • La artista se consolida como máximo exponente de la canción protesta del siglo XXI

  • En su último tema se une a La Mari de Chambao contra "un planeta en carne viva"

Brisa Fenoy, en 'Gula'. Brisa Fenoy, en 'Gula'.

Brisa Fenoy, en 'Gula'.

La tierra no es nuestra, ni tuya de ni de nadie. Lo recuerda la siempre reivindicativa artista Brisa Fenoy en su nueva canción, Gula, un tema entre el pop electrónico y el estilo urbano racial que no abandona la algecireña y cuyo videoclip es, en gran parte, un apoyo al trabajo de Greenpeace.

Gula nace con vocación de himno para hacer remover conciencias durante este 2020, un año llamado a marcar el futuro de todo tipo de iniciativas en defensa de todas las formas de vida del planeta en el que Brisa Fenoy se consolida como máximo exponente de la canción protesta del siglo XXI. 

“Si tú supieras cuanto me duele este desastre / Cientos, miles de millones de cabezas, de corazones / Los asesinos somos nosotros / Conscientes de todo, no dejamos nada”, clama la cantante en esta canción en la que reflexiona, en un momento crítico para la Tierra, sobre quiénes somos y qué comemos.

Tras los desastrosos incendios en Australia, la Cumbre del Clima (COP25), el aumento de vertidos plásticos al océano, la campaña de consumo masivo durante la navidad, Gula llega en forma de “arma sonora” para animar al combate frente a los excesos de un planeta moribundo.

El tema cuenta con una colaboradora de excepción, La Mari, voz emblemática de Chambao, banda malagueña creadora del concepto flamenco-chill, quien se encarga del estribillo este tema de concienciación sobre "un planeta en carne viva".

“La cuenta atrás ya ha empezado. El planeta sufre las consecuencias de nuestras acciones. El sistema económico es insostenible lo mires por donde lo mires. Lo que comes hace daño, lo que vistes hace daño, como actúas hace daño. Nos han educado en la competividad y en la deshumanización. ¿De verdad que esto es lo que queremos? ¿Destruirnos? ¿Destruir a nuestra madre tierra? ¿Maltratar animales? ¿Explotar a personas? ¿Vivir esclavizados nosotros mismos en el vivir para trabajar para consumir y consumir así nuestra existencia?”, reflexiona la algecireña. 

El tema ha sido coproducido por Brisa Fenoy y Ruslan Slatin, a quien podemos ver en el vídeo caracterizado de “carnicero” junto a La Mari, quienes deciden envolver en plástico a una Brisa totalmente convertida en carne de consumo.

El productor de vídeo es el colectivo Apátrida, responsable de la dirección de su último vídeo Santos Ovarios y del que Brisa es integrante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios