Algeciras

La Parroquia de Pescadores sufre el tercer robo en menos de dos meses

  • Los ladrones forzaron las ventanas del almacén donde se encontraban los alimentos donados a Cáritas

La entrada al almacén destrozada por los ladrones. La entrada al almacén destrozada por los ladrones.

La entrada al almacén destrozada por los ladrones. / Erasmo Fenoy

La Parroquia de San Pedro y San Francisco Javier es uno de los enclaves colaboradores con Cáritas en Algeciras. La conocida como Parroquia de Pescadores ha sufrido el tercer robo en poco más de mes y medio. Los hechos han sucedido en los almacenes donde la organización guarda las donaciones del Banco de Alimentos y la Unión Europea. Los ladrones se han llevado los alimentos destinados a las familias con menos recursos.

Según los voluntarios de Cáritas, el problema radica en que el recinto está contiguo a una explanada sin edificar, lo que facilita a los ladrones cualquier tipo de huida y entrada sin ser vistos.

Hace algunos años tenían un muro de piedra que protegía este patio, pero con el paso del tiempo cedió y fue sustituido por una verja de metal. “La verja no nos sirve de protección, cada día está mas caída y deteriorada, por lo que es fácil de saltar. Habría que volver a construir un muro de piedra pero no tenemos recursos suficientes”, explican.

Los atracos han seguido el mismo plan de actuación: saltar la verja, forzar la puerta del almacén y romper las ventanas de aluminio, llevándose decenas de alimentos destinados a las familias desfavorecidas a las que alimenta Cáritas. Al no contar con recursos suficientes, tras el primer robo las ventanas fueron tapiadas con tablas de madera. Tan solo un par de días más tarde sucedía el segundo. El último ha sucedido tras reparar los desperfectos de las dos veces anteriores. Desde la parroquia explican que no tienen dinero suficiente para reformar el almacén y lo que han invertido no ha acabado sirviendo para nada.

Con enfado y decepción los voluntarios no entienden cómo puede alguien robar productos que han sido donados a personas que no tienen qué comer cada día. Este hecho no se trata de un caso aislado; los vecinos de la barriada de Pescadores, donde se ubica la parroquia, explican que en los últimos meses, varios grupos de jóvenes han comenzado a frecuentar el barrio realizando actos vandálicos y perturbando la tranquilidad de los vecinos, con música a altas horas de la madrugada, daños en los coches y retrovisores robados.

Los vecinos reclaman mayor seguridad en la zona y han puesto a los cuerpos de seguridad al tanto de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios