CONTENIDO PATROCINADO

Mejor carne para una barbacoa

Mejor carne para una barbacoa

Mejor carne para una barbacoa

Con la llegada del buen tiempo, pocas cosas apetecen más que juntarse con la familia o los amigos para pasar un buen rato al aire libre haciendo comida a la brasa. Para no fallar, cuando se piensa en hacer una buena barbacoa es preciso buscar productos de calidad y un lugar confiable donde comprarlos. Si tienes poco tiempo y quieres acertar, puedes comprar aquí vía online para recibir el mejor género sin moverte de casa.

Y para que lo tengas claro, en los próximos párrafos vamos a contarte cuál es la mejor carne para barbacoa y otros temas relacionados con esto para que la próxima que organices salga a la perfección.

¿Cuál es la mejor carne para barbacoa?

Evidentemente, lo primero que hay que decidir es cuál es la mejor carne. Lo cierto es que la respuesta a la pregunta de qué carne comprar para una barbacoa tiene varias respuestas.

La carne de vacuno, la de cerdo y la de cordero son cortes que resultan ideales para hacer una barbacoa.

Vacuno

Dentro del vacuno las mejores piezas son las más jugosas como el chuletón, el entrecot, el solomillo, la entraña, el vacío y el asado de churrasco o de tira.

Otra cosa que puedes hacer con este tipo de carne es la carne picada de aguja de ternera (pide que te la preparen convenientemente cuando la compres) con la que puedes elaborar unas riquísimas hamburguesas.

Cordero

Las costillas son una de las mejores partes del cordero (sobre todo si son de cordero recental). Lo cierto es que resulta una carne ideal para barbacoa, pues tiene un sabor intenso y un adecuado nivel de grasa infiltrada.

Cerdo

Hay varios cortes de cerdo que son perfectos para la barbacoa como el secreto, la pluma o la presa, que tienen un alto nivel de grasa infiltrada ideal para esta manera de cocinarlos.

Como habrás visto, tienes muchas opciones a la hora de determinar cuál es la mejor carne. Ya te hemos dado las opciones, ahora basta con que lo adaptes a tus gustos y necesidades.

Productos para barbacoa

El chorizo, la butifarra, la morcilla, las tiras de panceta, las alitas de pollo y la chistorra son otros productos para barbacoa que puedes utilizar como aperitivo o picoteo mientras la carne se va haciendo.

Asimismo, añadirle a la carne diversos aliños, salsas y especias pueden darle un estimulante y diferente toque. Unas verduritas o champiñones también son geniales compañeros de la carne.

Por otro lado, también puedes ofrecer alternativas para aquellos que prefieren variedad o no les gusta mucho la carne como diferentes mariscos y pescados que también quedan riquísimos en la barbacoa como rape, salmón o langostinos.

Asar carne barbacoa

Asar carne barbacoa es al algo que puede salir mucho mejor si se tienen en cuenta ciertas cosas.

Muchas veces (especialmente cuando alguien se está iniciando en esto) el resultado no es lo suficientemente tierno y jugoso. Vamos a ver unos consejos para evitar esto:

Antes de asar

Es preciso que dejes la carne a temperatura ambiente durante unos 45 minutos antes de irla a asar.

A la hora de encender la barbacoa

  • Enciende la barbacoa con la suficiente antelación para que cuando llegue la hora de cocinar las brasas no estén rojas.
  • Hay que esperar hasta que las brasas estén blanquecinas y sin llama. Así, la carne se cocinará a una temperatura perfecta y se evita el riesgo de que se queme muy rápido, algo que sería fatal, porque quedaría cruda en su interior.
  • Evita las pastillas o gasolinas para barbacoa, pues su sabor podría llegar a impregnarse en la comida. Lo mejor es recurrir a piñas y otro material orgánico.
  • Para iniciar el encendido de la barbacoa puedes echar algo de madera o carbón, para ir agregando el resto cuando se haya prendido.

Durante proceso de asado

  • No pongas la carne muy cerca del fuego. Aunque eso implique tener que asarla durante más tiempo, eso no le beneficiaría nada. Además, si se hace despacio quedará bien cocinada por dentro.
  • Si añades sal gorda a las brasas estas durarán más y además saldrá menos humo.
  • Cuando hay chorizos y pancetas lo mejor es que los hagas primero, pues son alimentos que al gotear grasa van prendiendo las llamas. Además, suelen sacarse primero para ir abriendo boca.
  • Cuando hagas chorizos, morcillas, salchichas o alimentos similares, no los pinches, pues perderían su jugo.
  • Si echas especias como tomillo o romero a la brasa las carnes quedarán aromatizadas.
  • Las piezas más grandes tienen que separarse todavía más de las brasas para que se hagan bien por dentro.
  • Lo ideal es sazonar la carne después de que esta esté cocinada. Ten un bote de sal a mano para irla echando en las piezas de carne que vayan saliendo de la barbacoa.
  • Cuando la pieza de carne que se está asando sea muy grande no la cortes hasta un tiempo después de que haya salido de la parrilla pues sus jugos tienen que asentarse adecuadamente.

Cuando acabes de asar

Cuando acabes de asar no te despistes desatendiendo las brasas. Asegúrate de que están totalmente apagadas para evitar el riesgo de incendio.

Una vez finalizada la barbacoa, límpiala a conciencia para que no queden restos que puedan transmitirse al sabor de las siguientes.

Más consejos

Vamos a ver algunos consejos que te ayudarán a calcular un poco mejor lo que se va a incluir en la barbacoa.

¿Cuánta cantidad de carne por comensal?

Una de las mayores preocupaciones a la hora de hacer una barbacoa es la de saber si las cantidades serán las adecuadas para el número de comensales que va a haber. No hay duda de que es igualmente desagradable excedernos que quedarnos cortos.

Intenta calcular cuántos van a ser los comensales y prepara estas cantidades (aproximadas) de carne: 500 gramos para los hombres, 400 gramos para las mujeres y 300 gramos para los niños.

Dentro de esto, incluye también los entrantes que vayas a sacar como chorizo, panceta o morcilla. Evidentemente, no tienen que ser cantidades exactas, pero sirven para que te hagas una idea.

No incluir mucha comida extra

Uno de los principales objetivos es el de que sus participantes prueben un poco de cada cosa entre la carne y resto de alimentos que hay para elegir. Con unos cuantos aperitivos y algo liviano como una ensalada como primer plato, más que suficiente.

Mejor si hay variedad, aunque por supuesto esto dependerá de factores como los gustos de los comensales y el presupuesto fijado para esta ocasión.

Mejor sin piezas magras

Aunque están muy buenos hechos a la plancha, el solomillo y otros cortes similares no son lo más aconsejable para la barbacoa, pues esta hace que pierdan gran parte de su jugosidad.

Para esto es mucho mejor el entrecot y el chuletón cortados gruesos (después podrás cortarlos de forma transversal.

Y no todo es carne roja, para quienes prefieran otra cosa están alternativas tan deliciosas como las chuletillas de cordero.

Salsas para la carne

Las salsas también son una parte muy importante de una barbacoa. Además, habiendo tantas opciones, sirven de paso para darle a todo un toque diferente cada vez. Veamos unos ejemplos:

Salsa de guindilla

Para los paladares más atrevidos.

Ingredientes

  • 150 mililitros de caldo de ternera.
  • Un par de cebollas pequeñas.
  • 25 gramos de azúcar moreno.
  • 120 gramos de kétchup.
  • Salsa de soja dulce (tres cucharadas).
  • Un diente de ajo.
  • Una cucharada de tabasco.
  • Algo de sal.

Elaboración

  • Pica muy finitos los ajos y las cebollas.
  • Pon el resto de los ingredientes en un cazo.
  • Agrega las cebollas y ajos picados.
  • Reduce a fuego medio durante un cuarto de hora (remueve de vez en cuando).
  • Tritura todo con la batidora.

Salsa tártara

Todo un clásico.

Ingredientes

  • Doscientos gramos de mayonesa (hecha o comprada).
  • Cincuenta gramos de pepinillos en vinagre.
  • Un huevo duro.
  • Mostaza francesa (una cucharada).
  • Cincuenta gramos de alcaparras sin rabo.
  • Veinticinco gramos de cebolleta tierna (también sirve la cebolla).
  • Una cucharada de perejil picado.

Elaboración

  1. Pon a calentar un cazo con abundante agua (la suficiente como para que el huevo quede cubierto). Ponlo a temperatura media-alta.
  2. Cuando el agua esté empezando a hervir, aparta el cazo del fuego. Introduce el huevo en el agua.
  3. Vuelve a poner el cazo en el fuego y deja que el huevo se cueza durante unos 10 minutos.
  4. Una vez que esté el huevo listo, sácalo del cazo y deja que se enfríe.
  5. Escurre muy bien las alcaparras y pícalas muy finas. Haz lo mismo con los pepinillos.
  6. Pela la cebolleta tierna y pícala también.
  7. Trocea el huevo duro (el tamaño de los trozos queda a tu elección).
  8. Echa en un bol la mayonesa, el huevo duro, la mostaza francesa, los pepinillos, la cebolleta, el perejil y las alcaparras.
  9. Mezcla todo bien con una cuchara.
  10. Déjala en la nevera durante media hora o más para que todos los sabores se integren adecuadamente. 

Salsa barbacoa

No hay más que leer el nombre de esta salsa para darse cuenta de que es perfecta para este tipo de elaboraciones.

Ingredientes

  • Tres dientes de ajo (fileteados).
  • Media cebolla (picada).
  • Cincuenta gramos de azúcar moreno.
  • Cincuenta mililitros de salsa de soja.
  • Doscientos mililitros de kétchup.
  • Treinta mililitros de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

Elaboración

  1. Dora el ajo y la cebolla.
  2. Echa el azúcar y deja que se cueza durante un minuto.
  3. Agrega el kétchup y la soja.
  4. Deja que todo hierva y cuece después a fuego lento durante cinco minutos.
  5. Deja que todo se enfríe.
  6. Una vez enfriado, échalo en un bol.
  7. Decora con cebolla.

Aperitivos para acompañar una barbacoa de carne

Vamos a ver unos aperitivos que puedes preparar para acompañar una barbacoa de carne. Son opciones ligeras y fresquitas, ideales para complementar lo que has cocinado sin que llegue a ser excesivo.

Vasitos de yogur griego con granada, manzana y aguacate

Una vistosa y deliciosa ensalada que puede repartirse muy fácilmente dentro de un tarro o vaso (procura que no sean muy grandes, para que no llene demasiado. Tomarla es muy sencillo, pues ni siquiera es necesario estar sentado para hacerlo.

Ingredientes

Cantidades para 6 personas

  • 300 gramos de yogur griego
  • Dos aguacates maduros y medianos.
  • Los granos de una granada.
  • Una manzana verde.
  • Perejil fresco picado (media cucharada).
  • Cebollino fresco picado (media cucharada).
  • Eneldo fresco picado (media cucharada).
  • El zumo de un limón.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.

Elaboración

  1. Escurre el yogur y mézclalo con las hierbas frescas picadas (cebollino, eneldo y perejil), la media cucharada de zumo de limón y un poco de aceite de oliva virgen extra. Salpimienta.
  2. Remueve todo a conciencia ayudándote de unas varillas y reparte en los vasos o tarros.
  3. Pela y corta el aguacate y la manzana. Corta ambos en forma de dados (procura que sean más o menos del mismo tamaño y no excesivamente grandes).
  4. Mezcla las frutas con un chorrito de limón.
  5. Una vez hecha esta mezcla, agrégala en los vasos o tarros que contienen el yogur griego que previamente has salpimentado y mezclado con las hierbas, el limón y el aceite.
  6. Si te gusta la pimienta, puedes echarle un poco más para finalizar.
  7. Termina con espolvoreando algo de eneldo picado.

Otras ideas

  • Gazpacho o salmorejo.
  • Tortilla de patatas. Bien sea sola o con otros ingredientes como pimientos, cebollas o espinacas siempre es bien recibida.
  • Una tabla con diferentes tipos de quesos. No olvides poner también algo de pan cerca.
  • Un buen cóctel de frutas. Por ejemplo, naranjas, melón, sandía o cerezas. La fruta picada y los zumos son una excelente y refrescante opción en días y noches de calor.

¿Ha sobrado comida? Aprovéchala

Como hemos dicho un poco más arriba, por mucho que se quiera calcular la cantidad de carne perfecta para la barbacoa puede que las previsiones no se cumplan y termine sobrando una comida que sería una pena que se desaprovechara.

Por eso mismo, lo mejor es ir asando a medida que se vaya necesitando o siguiendo las peticiones que surjan porque así podrás conservar la carne sin hacer para elaborarla otro día como mejor te apetezca.

No obstante, también la puedes aprovechar después de haber sido cocinada. Por ejemplo, quitándole los huesos e incorporándola picada en salsas para pasta, croquetas o empanadas.

Esperamos que todos estos consejos te sean útiles a la hora de hacer tus próximas barbacoas. Lo cierto es que es una ocasión magnífica para disfrutar de unos excelentes alimentos mientras se comparte con una agradable compañía.