Algeciras

Herrera anuncia una revisión de la retribución a Aqualia desde 2010

  • El modelo computará el volumen de agua de manantial, obtenida a coste casi cero, con el que el socio privado obtiene 2,97 millones en ocho años · El alcalde exigirá lo cobrado de más cuando tenga datos

Comentarios 10

El alcalde de Algeciras, Tomás Herrera, anunció ayer que Emalgesa, la sociedad mixta formada por el Ayuntamiento (51%) y la compañía Aqualia (49%), revisará el modelo de retribución del socio privado a través de cambios en la fórmula de cálculo del coste unitario -costes operativos y margen de beneficio- que entrarán en vigor, según el regidor municipal, a partir de 2010.

Con estos ajustes se persigue equilibrar la situación creada desde el año 2001 a raíz de la progresiva extracción de agua de manantial para introducirla en la red de suministro con a coste prácticamente cero. Como publicó este diario el pasado domingo, los datos de compra de agua de pantano a la Mancomunidad confrontados con la facturación de Aqualia a Emalgesa revelan que la compañía privada ganó 2,97 millones de euros de 2001 a 2008 por el ahorro en demanda de agua en alta ya que, salvo un año (2005), se requirió a la entidad comarcal menos de lo previsto, si bien se cobró el total de compra autorizada para cada ejercicio, esto es, el total del coste unitario.

Sobre los beneficios generados por este sistema en los últimos ocho años, que Aqualia defiende como parte del riesgo y ventura de la operación, Herrera expuso que todo lo que haya que exigir "se exigirá, pero no me querría aventurar sin tener datos. Hay que estudiarlo para que todo quede suficientemente claro", dijo en declaración a Europa Sur.

Con este anuncio, Herrera sale al paso de las críticas de la oposición y los vecinos por los beneficios que este sistema ha reportado a Aqualia, según se desprende de las actas de dos consejos de administración, los celebrados en noviembre de 2008 y marzo de este año. La situación había sido planteada por dos consejeros, el socialista Diego Sánchez Rull y el popular Luis Ángel Fernández, en noviembre. En aquel momento, el debate quedó sobre la mesa, según Herrera, porque no había información suficiente, si bien consta en acta que se emplazó a los técnicos y jurídicos de ambas compañías a estudiar la situación.

En marzo se celebró un nuevo consejo donde este asunto no fue tratado. Herrera aseguró ayer, en calidad de presidente de la empresa, que la situación sí se puso de manifiesto en un consejo celebrado el pasado 25 de junio. Herrera destacó que se acordó realizar una auditoría del estado del canon de mejora vigente -las obras ejecutadas en el sistema de abastecimiento- y una revisión del modelo de cálculo del coste unitario, si bien este último acuerdo no consta expresamente en el acta en borrador que se someterá para su aprobación en el próximo consejo y que fue facilitado a este periódico.

La financiación de las obras para la obtención de las aguas subterráneas ya está siendo sufragada por los usuarios a través de canon de mejora en cada recibo. El concepto del coste unitario determina cada año los costes operativos en que incurre Aqualia a la hora de prestar el servicio en función de una estimación de consumo de 9.635.470 metros cúbicos anuales de compra a la entidad suministradora del agua de pantanos, más el margen de beneficio correspondiente. Para 2007 quedó fijado en 1,6 millones de euros. Este techo de compra se estableció por acuerdo plenario en noviembre de 2000 y continúa vigente a día de hoy, ya que en el consejo de junio se aprobó revisar su importe para este año con la única abstención del PP.

Herrera afirmó a Europa Sur que a partir de septiembre u octubre se acometerá un nuevo estudio de consumo donde entren en escena todos los parámetros actuales: la compra de agua a la Mancomunidad y la procedente de manantiales, así como los costes operativos de ambos sistemas -personal, tratamiento o electricidad, entre otros conceptos- para valorar si es necesario subir o bajar el techo máximo de compra autorizado desde 2000. "Hay que saber cuál es el coste real. La idea es que este modelo se pueda ir aplicando desde 2010. Aqualia tiene que ganar dinero, pero debe estar fiscalizada. En cuanto a Emalgesa, lo ideal es dar un resultado de calidad, pero no beneficios. Con que dé cero euros a final de año es suficiente", apuntó.

En el borrador del acta de junio consta que se aprobó por unanimidad un encargo de auditoría del estado del canon de mejora a Centium Auditores. Este punto, obligatorio y de mero trámite, revisará que se hayan efectuado las obras comprometidas desde la auditoría precedente, de 2006.

"Con la revisión del coste unitario perseguimos que el beneficio redunde en la sociedad. En obras, beneficios sociales o bajadas de precio, según se acuerde entre las partes, si bien todo lo que regula la relación entre Aqualia y Emalgesa depende de acuerdos plenarios", matizó. Diego Sánchez Rull propuso en noviembre que los beneficios se repartieran en función de la participación societaria para equilibrar el estado de cuentas de Emalgesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios