Algeciras

La Fiesta del Cordero se vive en la zona baja

  • Casi un millar de musulmanes inicia la mañana con una oración común en la explanada del Llano Amarillo. Los fieles resaltan el "compartir con los que no tienen" en esta jornada

Comentarios 3

El exiguo trasiego de ayer en el mercado Ingeniero Torroja revelaba que no era un día cualquiera. El número de viandantes se apreciaba escaso en esta zona en comparación con cualquier jornada habitual, puesto que normalmente registra un movimiento exagerado al mediodía, con una algarabía exacerbada. Ayer no. Más bien, todo era tranquilidad. Además, algunos comercios de las vías aledañas permanecían cerrados. Y es que los musulmanes celebraron ayer uno de sus días grandes: la Fiesta del Cordero. Y, evidentemente, los creyentes algecireños también se sumaron a la tradición.

Por lo tanto, en la zona baja -un área con una importante presencia de inmigrantes marroquíes- se notaba el ambiente festivo y muchos locales no abrieron sus puertas. Solamente las colas se multiplicaban en las carnicerías que vendían carne preparada por el rito Alhal (algunos aprovechaban el último momento para hacer sus compras); y muchos fieles se pusieron vestimentas especiales para la ocasión. Además, los padres pidieron un permiso especial en los colegios para que los más pequeños pasaran el día en familia.

La jornada arrancó sobre las 09:00 horas de la mañana, cuando cerca de un millar de creyentes se reunieron en la explanada del Llano Amarillo -frente al mirador de La Escalinata- para orar en común. Así lo explicó Omar Khemlani, representante de la Comunidad Islámica del Centro, quien resaltó la relevancia de esta jornada en la religión musulmana. "Tras la oración, muchos se retiran a sus casas para realizar el rito del sacrificio del cordero. Es una jornada de convivencia con la familia y vecinos. Y, también, es parte importante de la fiesta el compartir con los que no tienen", destacó Omar.

Según el Instituto Nacional de Estadística, Algeciras contaba con más de 5.000 ciudadanos de origen marroquí al cierre de 2010. De ellos, un total de 3.551 personas (2.027 hombres y 1.524 mujeres) mantiene la nacionalidad del país alauita. Esta fiesta rememora el instante en el que, según la religión, Abraham iba a sacrificar a su hijo por petición de Dios y apareció un ángel para evitarlo y poner en su lugar un cordero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios