Algeciras El cuponazo, la vacuna contra la desilusión en Algeciras

  • El sorteo de la ONCE del viernes dejó 12,2 millones en premios, repartidos en 126 boletos

Varios de los ganadores del Cuponazo brindan con champán Varios de los ganadores del Cuponazo brindan con champán

Varios de los ganadores del Cuponazo brindan con champán / Nacho Marín

En tiempos de coronavirus, las alegrías están siendo mucho más limitadas para una buena parte de la población. Pero este viernes, en Algeciras, el ánimo de muchas familias cambió para bien para una buena temporada. El Cuponazo de la ONCE repartió este viernes en Algeciras cerca de 12,2 millones de euros repartidos entre 126 cupones.

En total, en Algeciras, se han otorgado 122 cupones premiados cada uno con 25.000 euros, tres de la categoría XXL, con 40.000 euros y uno con la serie agraciada con nueve millones de euros, para hacer un total de 12.170.000 euros repartidos en total en Algeciras. Una cantidad nada desdeñable y que ayudará a muchas familias a sobrellevar mejor esta situación en los tiempos difíciles del coronavirus.

Este sábado, el vendedor de los cupones agraciados y también poseedor de un cupón ganador de 25.000 euros, Paco Madera, ha celebrado junto con varios premiados esta gran alegría en la terminal del Puerto de Algeciras, donde ha vendido muchos de los boletos premiados.

Paco Madera, el vendedor de los cupones Paco Madera, el vendedor de los cupones

Paco Madera, el vendedor de los cupones / Nacho Marín

"Una satisfacción muy grande por todo lo que ha pasado. Estoy sin palabras, emocionado al máximo. Le ha tocado a personas trabajadoras, humildes y currantes. Casi no he dormido. Tengo desde ayer el teléfono lleno de mensajes", señala Paco Madera, que ha repartido suerte por todo Algeciras. Aunque la mayor parte ha tocado en la Estación Marítima, también ha vendido en la calle 28 de Febrero, en San García, en San José Artesano...

"Para nosotros es una alegría inmensa, porque en estos momentos de crisis, son muchas las familias que, gracias a este dinero, van a poder llevar mejor las Navidades", explica, junto a él, la directora de la ONCE en Algeciras, Gemma Valderrama.

Junto a la cafetería de la Terminal Portuaria, han sido varios los premiados que en la mañana de este sábado han brindado con champán al tiempo que vitoreaban a Paco Madera, sabedores de que, al menos, en su futuro inmediato podrán vivir algo más desahogados.

"Estoy sin palabras, emocionado al máximo. Le ha tocado a personas trabajadoras, humildes y currantes", señala Paco Madera, vendedor de los cupones.

Es el caso de cuatro de las trabajadoras de una cafetería que ha perdido un gran volumen de potenciales clientes al no haber prácticamente tránsito a Ceuta y Tánger. Una de ellas, Susana Gómez, tiene claro para lo que puede servir este dinero: "Estar más a flote con el negocio".

"Me enteré anoche por teléfono mi hermano mayor y me dijo que si tenía el cupón y le contesté que esperaba que no fuera una broma. No lo ha sido", añade Gómez. "Yo voy a comprar un coche y tapar agujeros", comenta Cristina Pérez, otra de las trabajadoras.

Cristina Pérez, Susana Gómez y Rocío Herrera, ganadoras de El Cuponazo Cristina Pérez, Susana Gómez y Rocío Herrera, ganadoras de El Cuponazo

Cristina Pérez, Susana Gómez y Rocío Herrera, ganadoras de El Cuponazo / Nacho Marín

Eva Cabrera y Rocío Herrera llevan comprando un cupón cada viernes desde hace más de veinte años. "No nos había tocado ni el dinero vuelto. Siempre, aunque faltemos al trabajo, Paco nos ha guardado los cupones", cuentan entre risas. Ambas comparten, con una tercera compañera un cupón agraciado y también se imaginan ya el destino del dinero. "Tengo dos niños estudiando fuera. He tenido un año fatal, con los gastos de mantenerlos a los dos, así que va para sus estudios", comenta Rocío. 

"Tengo dos niños estudiando fuera. He tenido un año fatal, con los gastos de mantenerlos a los dos, así que va para sus estudios", comenta Rocío. 

Susana también va a llevarse 25.000 euros. "Voy a hacer lo que hacemos todos cuando tenemos poco: pagar lo que podamos pagar y disfrutar de lo que se pueda. Luego, a pasar un fin de semana tranquilo por ahí cuando acabe el coronavirus. Mientras, lo disfrutaré con la familia en casa", explica.

Entre alegrías, champán y vítores, son ya muchas las familias que empiezan a ser conscientes del colchón que van a tener para vivir un poco más holgadamente en unos tiempos tan difíciles. A los agraciados, por suerte, les tocará vivirlos con algo más de dinero en el bolsillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios