Contenido patrocinado

Casas de apuestas y equipos de fútbol, una simbiosis normalizada

  • Las grandes casas de juego se suman al patrocinio de los grandes equipos, ¿qué significa esto?

Fotografía del césped de un campo de fútbol. Fotografía del césped de un campo de fútbol.

Fotografía del césped de un campo de fútbol.

Tan solo hay que ver un poco la televisión o, incluso, centrarse en las equipaciones de los principales equipos de fútbol de la primera división española, para darse cuenta de ello. Las casas de apuestas legales están consiguiendo una presencia descomunal, hasta el punto de abarrotar cada espacio publicitario con sus propuestas.

Una cuña radiofónica, un banner publicitario en buscadores o incluso un spot televisivo. No importa el canal ni el medio, estas firmas se están colando allá por donde pueden, y lo están haciendo con una tasa de crecimiento que se ha disparado en cuestión de pocos años. Su auge era algo que se veía venir, sobre todo cuando veíamos a equipos como el Real Madrid C.F. lucir el logotipo de Bwin en su camiseta; pero, ¿realmente era predecible semejante crecimiento?

Las casas de apuestas, a medida que han ido ganando más y más presencia, también han ido ganando más y más detractores y defensores. El último punto de debate mira directamente al fútbol, como también a cuestiones como las edades legales para el juego y la dudosa ética de mostrar determinados anuncios en franjas horarias infantiles. Para ilustrar mejor el concepto, dejemos de lado al Real Madrid y pensemos en otro equipo, véase el Betis.

El conjunto sevillano, que actualmente cuenta con un Lo Celso que, según más de una fuente, puede ser una de las mayores promesas de la liga española; no se libra de estar conectado a una casa dedicada a los juegos de azar. En este caso, es Betfair la que se ha convertido no solo en un sponsor, sino en la casa de apuestas oficial del Real Betis.

Se puede seguir tirando del hilo y mirar a más equipos y a patrocinios o negocios vinculados. Sin embargo, vamos a atajar arrojando cifras. De 20 equipos que componen LaLiga, el máximo exponente competitivo del deporte rey en nuestro país, 19 tienen un patrocinador deportivo que guarda relación con el terreno de las apuestas. Esto no implica que haya 19 casas diferentes, ya que las hay como Bet365, que reúne en su interior hasta a 10 equipos distintos.

Esta situación se ha ubicado en el ojo de un huracán bastante peligroso. Y es que no son pocos los que afirman que tanto este negocio como la imponente presencia que se le está dando en todos los medios es algo nada saludable para el consumidor, ya que además incita al juego y alimenta las ganas de invertir grandes cantidades de dinero en el terreno del azar, con la ludopatía como última consecuencia.

Sin embargo, también hay defensores de esta práctica, que abogan por la libertad de patrocinio de los clubes, al ser entidades privadas y por tanto, capaces de forjar asociaciones con quien o quienes deseen. De hecho, esta libertad es algo que concede a cada organización buscar aquellas firmas que les ofrezcan los mejores acuerdos posibles, algo que ha propiciado este escenario que tenemos actualmente en la liga española.

Podemos verlo en equipaciones de futbolistas, en los rótulos publicitarios que aparecen durante los partidos, en los anuncios que se emiten durante los descansos de los encuentros deportivos e incluso en las caras de futbolistas que aparecen también como parte de las campañas publicitarias de las casas de juego. El fútbol y las casas de apuestas se han unido de una forma que parece imposible de separar.

¿Es esto algo positivo o negativo? Lo cierto es que no hay una afirmación válida para esta respuesta. Como ya hemos dicho, hay grupos de consumidores que han llevado el grito al cielo al ver la ominosa presencia de estas firmas en los clubes españoles, señalando también la posible falta de imparcialidad y el propiciar prácticas que pueden ser dudosamente legales. Sin embargo, también los hay que lo ven no solo como algo carente de peligro, sino también como algo totalmente lógico.

La realidad es que la colaboración ha pasado a ser una simbiosis y que, a día de hoy, parece que ni los clubes de fútbol ni los portales de apuestas pueden vivir el uno sin el otro. Son dos negocios que, por separado, consiguen un volumen de ingresos más que considerables; pero que, juntos, consiguen una sinergia que los lleva a alcanzar cotas casi imposibles.

Esto no es una relación a corto plazo, es una alianza comprometida, con vistas a seguir trabajando durante muchos años, salvo que haya un fuerte golpe que sacuda la situación actual en lo que respecta al juego. Habrá que ver qué sucede en los próximos años, pero de momento, el escenario más plausible es que esta alianza no se resquebraje ni un ápice y siga fortaleciéndose.