Algeciras

La Asociación Descanso Nocturno denuncia la inacción del Ayuntamiento ante los ruidos en el centro

  • Reclama un mayor control de los horarios de cierre de los establecimientos y de la contaminación acústica

La calle Trafalgar, durante la noche La calle Trafalgar, durante la noche

La calle Trafalgar, durante la noche / Jorge del Águila

La Asociación Descanso Nocturno Centro de Algeciras ha enviado una carta al alcalde, José Ignacio Landaluce, por el retraso de la implantación del plan de acción para zonas acústicamente conflictivas.

En la misiva, la asociación recuerda al regidor que hace más de un año que se realizó el Mapa Estratégico de Ruidos de la ciudad y en el primer  semestre de 2019 se realizaron las mediciones necesarias para el  Estudio de Zonas de Protección Acústica Especial, y en enero de 2020 y como resultado de este estudio se delimitaron como Zonas Acústicamente Conflictivas varias zonas del centro de la ciudad.

La agrupación insiste en que se registró la existencia de una serie de zonas problemáticas con niveles de ruidos elevados como la Avenida Capitán Ontañón, galería de Alfonso XI, calle Trafalgar, plaza Puerta Sur de Europa y plaza Marqués de Verboom. Para ellas, reclaman su declaración como Zonas de Protección Acústica Especial.

La asociación solicita medidas más restrictivas y un mejor control de los horarios de cierre y finalización de actuaciones en directo. También han manifestado que continúan esperando la elaboración y ejecución del obligado plan de acción tras la identificación de las zonas acústicamente conflictivas y han instado al consistorio a agilizar los trámites para garantizar cuanto antes el descanso de los ciudadanos.Desde la asociación destacan que "no se entiende que, conociendo la localización de los problemas tras el estudio de Zonas de Protección Acústica Especial, se incumpla la esencia protectora de la Ley, autorizando el Ayuntamiento, por una parte, la ampliación hasta las 3:00, del horario de cierre en terrazas y veladores; o la programación periódica de espectáculos al aire libre; todo ello en zonas en las que se ha evidenciado que hay riesgo de daño por ruido". Además, lamentan el incumplimiento de los horarios de cierre y la falta de control de la emisión de sonidos en actuaciones en directo.

"No parece lógico ni coherente que, tras detectar un problema, a sabiendas, se introduzcan medidas que lo empeoren", añade la carta, en la que se insiste en que "no deberían adoptarse medidas como las descritas que provocan el agravamiento de los problemas de calidad acústica detectados y que, con frecuencia, además, conllevan importantes problemas en la salud de los ciudadanos de esas zonas, al interferir en los ciclos de descanso nocturno, y en sus rutinas y trabajo diario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios