Algeciras

Algeciras prepara dos pabellones deportivos para acoger a migrantes

  • La saturación de los centros de menores obliga a trasladarlos a otras provincias

Varias de las personas procedentes de Algeciras acogidas en Córdoba. Varias de las personas procedentes de Algeciras acogidas en Córdoba.

Varias de las personas procedentes de Algeciras acogidas en Córdoba. / jordi vidal

El intenso mes de junio vivido en las costas andaluzas (solo del 15 al 30 han llegado a Cádiz más de 2.200 personas) es el principio de un verano en el que se prevé que la presión migratoria se recrudezca de la mano del cierre de otras rutas y ante las circunstancias que se están sufriendo en los países de origen. Así lo advierten administraciones, cuerpos de seguridad y ONG. Y ante ello, los ayuntamientos como el de Algeciras empiezan a prepararse: ha habilitado dos pabellones deportivos para acoger a los migrantes cuando sea necesario.

El Ayuntamiento de Algeciras ha puesto a disposición del Gobierno central los polideportivos Andrés Mateo, en El Saladillo, y Manuel Marín, en La Piñera. Según explicó ayer el alcalde, José Ignacio Landaluce, los dos pabellones de 900 metros cuadrados cada uno están ya limpios y preparados una vez acabadas las competiciones deportivas. La intención es que primero se utilice el Andrés Mateo por su cercanía a la dársena del Saladillo, donde son desembarcados los migrantes cuando Salvamento Marítimo los trae hasta Algeciras. El Consistorio aporta por el momento el espacio, dado que Cruz Roja y otras administraciones se encargan de la dotación de mantas, agua o comida.

La oferta municipal llega después de que la pasada semana la Guardia Civil alojase a un centenar de migrantes en la estación marítima del Puerto de Algeciras debido a la saturación en el polideportivo de Tarifa, en el que llegó a haber más de 500 personas. Ayer por la mañana el pabellón tarifeño albergaba a 178, antes de que se decidiera el destino de las 109 personas rescatadas en el día cuando intentaban cruzar el Estrecho en busca de una vida mejor. También Barbate o Jerez han abierto en algún momento pabellones ante la saturación del sistema de recepción y acogida.

Cuando los migrantes son rescatados pasan a estar en custodia de la Policía Nacional y son trasladados a la comisaría. Pero ante el elevado número de llegadas en un corto espacio de tiempo las comisarías de la provincia se han visto desbordadas y ha habido que habilitar espacios alternativos para su estancia. Igual ha ocurrido con las plazas de acogida que albergan a estas personas cuando dejan de estar bajo custodia policial; las ONG no tienen espacio y ha habido que buscar alternativas, como albergues, pabellones o facilitar que los migrantes continúen con su viaje hacia el Norte.

Así, según informaron a Efe fuentes de Cruz Roja, desde el pasado 6 de junio y hasta ayer han llegado a Barcelona un total de 566 inmigrantes desde Andalucía, -sin contar los 73 llegados en la madrugada de ayer- de los que 283 han recibido acogida en instalaciones de la capital catalana.

Eso en el caso de los adultos. En el de los menores no acompañados, la situación sigue siendo aún más difícil. Al llegar a Andalucía pasan a ser tutelados por la comunidad autónoma, entrando en un centro de menores. Pero los cinco centros públicos de la provincia de Cádiz están saturados; ayer el centro de Nuestra Señora de El Cobre, de Algeciras, albergaba a 40 jóvenes en solo 16 plazas. Además, en un edificio que se encuentra en mal estado. El domingo, el centro de menores de Jerez llegó a rechazar el ingreso de 36 menores trasladados por la Policía Nacional. Tras consultar a la autoridad competente se decidió dejar allí a 18 y derivar a otros 18 al de Chipiona.

En los últimos días 130 adolescentes han sido derivados a Sevilla, a centros de menores, aunque en este caso no especializados en extranjeros. Ante la saturación, los menores han empezado a ser trasladados directamente a otras zonas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios