Veto ruso

El veto ruso cumple un lustro sin compensar las pérdidas de ventas

  • El aumento en Asia o América no equilibra este cierre

  • Putin anunciaba en junio la prórroga de otro año

Las exportaciones comunitarias a países terceros no han alcanzado todavía los niveles previos al veto de Rusia. Las exportaciones comunitarias a países terceros no han alcanzado todavía los niveles previos al veto de Rusia.

Las exportaciones comunitarias a países terceros no han alcanzado todavía los niveles previos al veto de Rusia. / Rafael González.

El año 2014 supuso un antes y un después en el sector agroalimentario almeriense, y por supuesto, de todo el continente europeo. Fruto del papel de Rusia en el conflicto ucraniano por aquel entonces, la UE sancionó económicamente al país presidido por Vladimir Putin el 31 de julio de ese año, entendiendo que estaba provocando una situación de desestabilización en el país vecino. La respuesta no se hizo esperar, y se materializó el 7 de agosto en forma de embargo alimentario, un cierre de fronteras a todo producto del continente que acaba de cumplir un lustro, y que fue un revés muy importante y que, tal y como apuntan los expertos, lejos de tener decisión va para largo. De hecho, el pasado 24 de junio, el presidente ruso lo prolongaba un año más.

Desde entonces, las medidas adoptadas por la UE y España para la apertura de nuevos mercados que compensar el veto ruso no han permitido alcanzar el volumen de exportaciones perdido, que para el conjunto de la UE ascendió a 2.394.295 toneladas en 2013, año previo al veto, por un valor de 1911 millones de euros. En los cinco años transcurridos, y tomando como referencia los años 2013 y 2018, las exportaciones comunitarias a los países europeos que no forman parte de la UE han caído desde 4.002 millones de euros a 2.337 millones y aunque las exportaciones a América y Asia han crecido respectivamente en 297 millones totalizando 606 millones de euros, y 448 millones, totalizando 1.025 millones en 2018, no compensan las pérdidas de ventas a Rusia en estos cinco años estimadas en diez mil millones de euros, lo que ha tenido también consecuencias negativas sobre el nivel de precios en el conjunto de la UE, que ha absorbido el exceso de oferta generado.

Para la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (Fepex) los datos evidencian que el mercado ruso sigue siendo una prioridad de primer orden para la Unión Europea, existiendo fundamentos sólidos sociales y económicos en Rusia y en la Unión Europea para la supresión del veto a las frutas y hortalizas, componente básico de una dieta saludable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios