La Voz Invitada

Aceite de oliva, valor como motor de cambio

  • La autora propone al sector una reflexión sobre el camino a seguir: volumen o valor

Olivar. Olivar.

Olivar.

Dispuesta a comenzar a escribir este artículo sobre la necesidad de revalorizar la categoría del aceite de oliva a través de la calidad y la sostenibilidad, decidí por casualidad buscar en el diccionario de la Real Academia Española la definición de la palabra calidad.

Me alegré de ver que en la primera acepción –“propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo, que permiten juzgar su valor”– se introduce un término clave en nuestra industria: el valor. Pero mi mayor sorpresa vino cuando vi que el ejemplo de la segunda acepción – “buena calidad, superioridad o excelencia”– hace referencia al aceite y dice así: “La calidad de ese aceite ha conquistado los mercados”. ¡Qué oportuno y qué acertado!

El aumento de la plantación de olivares modernos, que han llegado a representar ya casi la mitad del aceite producido en el mundo, ha causado un desequilibrio marcado por la sobreproducción, lo que ha desembocado a su vez en una crisis de valor del producto y de precios. Ha llegado el momento de reflexionar seriamente sobre el camino a seguir para promover el progreso de nuestro sector: volumen o valor.

Si elegimos la primera alternativa probablemente nos llevará a un escenario de precios bajos, un modelo que ya ha demostrado ser ineficiente debido a la caída de precios en origen y a la pérdida de valor en toda la cadena. El actual sistema de producción y comercialización ya no es sostenible.

Banalización del producto

Además, el inconveniente de la actual situación no radica únicamente en el exceso de producción existente, sino también en la banalización del producto mediante exportaciones de bajo precio y de calidad dudosa. Igualmente tenemos que hacer frente a categorizaciones de tipologías de aceite de oliva cuestionables, que han generado una gran falta de entendimiento entre los consumidores.

Ante esta situación, todos los “players” del sector hemos de asumir una responsabilidad compartida: revalorizar la categoría a través de la calidad. A través de ella favorecemos la creación de valor sostenido para los productores, la industria, para el medioambiente y para la sociedad andaluza y española en su conjunto.

Todos unidos debemos ofrecer productos de excelencia que cumplan con unos criterios de calidad altos e implicarnos con la olivicultura y el cliente final al preservar indemnes y de forma plena las características propias del aceite de oliva, desde el campo hasta los hogares de los consumidores.

“El actual sistema de producción y comercialización ya no es sostenible”

Este cambio en el sector es fundamental si queremos reivindicar el liderazgo mundial que a España le corresponde como productor. En este sentido, tenemos la oportunidad de volver a vincular el aceite de oliva español con los máximos estándares de calidad que siempre lo han representado.

¿Por dónde podemos empezar entonces? ¿Por qué no incorporando buenas prácticas en toda la cadena de valor del aceite de oliva, desde la recogida de la aceituna, hasta la distribución del producto?

Aplicar mecanismos para identificar y seleccionar las aceitunas en su momento óptimo de cosecha, elegir la cosecha temprana, filtrar el aceite de oliva virgen extra antes de pasar a los depósitos, los cuales deben ser de acero inoxidable y siempre en una atmósfera inerte o realizar muestreos constantes para que el producto llegue al consumidor final con todas sus propiedades, son solo algunas de ellas.

Soy consciente de que todo esto no se logra de manera inmediata ni con un esfuerzo menor, sino que requiere de un cambio de mentalidad en el sector que nazca de la certeza de que aunar calidad y sostenibilidad es la única manera de alcanzar una posición tan exigente.

Conseguirlo requiere una visión a largo plazo y la coordinación de todos los actores de la cadena de valor para actuar de manera conjunta, honesta y ejemplar.

Bajo esta premisa, desde Deoleo queremos impulsar desde nuestro liderazgo un cambio positivo que aporte ese concepto tan apreciado: valor. Búsquenlo en el diccionario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios