We Love Flamenco 2018

Una mirada al futuro sin romper con el pasado

  • El cuarto día de desfiles ha dejado mezclas de estampados y telas vaporosas en flamencas que beben de sus raíces. Todas las imágenes de los desfiles aquí 

Una mirada al futuro sin romper con el pasado Una mirada al futuro sin romper con el pasado

Una mirada al futuro sin romper con el pasado / Belén Vargas

La cuarta jornada de desfiles ya empieza a sentar las bases de lo que veremos el próximo año en las fiestas de la primavera. La jornada del sábado -una de las más completas de la cita- comenzó a las 11 de la mañana con el primero de los desfiles y se ha extendido hasta pasadas las 22:00. El primer desfile matinal, el de Aránega, ha estado marcado por diseños que describen a una flamenca depurada, inspirada en el mundo de la magia, con piezas con rasos, sedas o algodones. Unos 35 trajes en los que también incorpora creaciones en lycra y lunar. 

Con Jose Luis Zamonino ha habido un cambio de tornas. El  diseñador más arriesgado del día se ha caracterizado por el uso de mangas muy cuidadas, escotes delanteros a la caja. A esto se añadían diseños con vuelo en la parte inferior en trajes que pierden la rectitud para acercarse más a la bata rociera. Dobles volantes en las partes inferiores y cinturas muy marcadas. Como particularidad, un sobre volante: mangas cortas acabadas en rizo sobre mangas más ajustadas acabadas en la muñeca.

Pepe Fernández, de 'Sevillanía', crea con Abolengo un tributo al traje de flamenca en sí mismo, donde el genio creador convive con la tradición más flamenca y ecléctica. Vestidos en verde confeccionados con el organdí, batista o seda.

Dos diseños de Sevillanía Dos diseños de Sevillanía

Dos diseños de Sevillanía / Belén Vargas

Ángeles Verano. A algunos diseñadores ni siquiera hace falta presentarlos. Es ver una de sus creaciones y saber que han sido creadas por él. Éste es el caso de Ángeles Verano una de las diseñadoras andaluzas que mejor maneja la mezcla de estampados. Como resultado, vestidos con mucha personalidad, de estampados imposibles que con la maestría del dedal se convierten en obras de arte. A mi manera esuna colección en la que el negro se salpica de color con blusones sobre faldas más rígidas y vestidos con micromanga corta salpicada de detalles de carruchas. Escotes en barco y en pico.

La tarde ha continuado con Ángela y Adela. Las diseñadoras sevillanas han bebido de una de sus colecciones de novia para continuar, esta vez, con la estela flamenca. Estampados espectaculares en trajes muy livianos con cortes holgados que le dan a la flamenca comodidad y elegancia a la par. Sobrepuestos vaporosos sobre lunares, volantes asimétricos, incorporaciones de godet en los finales.

Otro de los puntos clásicos ha ido de la mano de Carmen Acedo. La diseñadora afincada en Triana, ha dado, una vez más, una muestra de que lo clásico no tiene porqué no ser nuevo. Vestidos rojos con sobretela de lunares aterciopelados y escotes románticos a la espalda. Mención especial a sus faldas: rajas laterales y un original flecado en trenza nos deja con estilismos perfectos para una noche de pescaíto. Además, estampados en tonos pasteles con escotes a la caja y mangas clásicas.

En la segunda parte de la tarde ha sido el turno de las marcas más rocieras. En esta remesa se han vislumbrado las propuestas de El Ajolí, Pitusa Gasul y Pepa Garrido.

La marca onubense, la primera de ellas, ha hecho de su pasarela un tributo a su Huelva de origen. Diseños en dos piezas con blusas victorianas de numerosos detalles (lazada a las mangas, bordados en los cuellos, abotonaduras...) procedentes de El Andévalo y faldas de numerosos cortes coloristas. Aires romeros con cierto regusto a campo y a fandango en este Raíces. Chantilly sobre flores, terciopelo troquelado y, como complementos, piezas de alta joyería, de orfebrería de Salamanca  que complementaban un estilismo de cierto aire recocó.

Pitusa Gasul presenta vestidos combinados de ocres y rosas y piezas completamente bordadas de Alta Costura. Volantes acabados en pico -una de las tendencias que ya se han visto en varios de los desfiles- y finales tobilleros, perfectos para ir al Rocío.

Pepa Garrido ha querido traer a We Love Flamenco looks versátiles, ideales para usar en otros contextos. Mantoncillos y vestidos en la misma tela, estampados florales sobre fondos pasteles y combinaciones cromáticas como el rosa y el buganvilla. Los tejidos georgette con microlunar en relieve y aterciopelados y el clásico lunar en blanco y negro completan esta colección. Como detalle, la diseñadora propone además estilismos también para ellos, diseñando sus corbatas a juego con el estilismo de su acompañante.

Finalizaron la jornada las propuestas de Luisa Pérez y José Hidalgo. En Paseáte por Sevilla, Pérez presenta diseños en rojos, azules y negros como tributo a esta ciudad cosidos en batista, crepé, brocados y georgette.

Como punto final a la jornada las propuestas de José Hidalgo. Un punto de vista reinventado, pero sin dejar de lado a aquella flamenca de sus recuerdos en la que se inspira. Tejidos naturales que se adaptan a la mujer, con batistas de algodón, sobrepuestos de tela con perforados y telas más fluidas como las gasas. Una mirada al futuro, bebiendo de nuestro recuerdo más arraigado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios