Análisis 'The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D'

  • ¿Se puede superar un juego que ya rozaba la perfección? Nintendo lo intenta.

La llegada de nuevas plataformas suele estar ligada a producciones de marcas con demostrado tirón comercial que no siempre ofrecen lo que prometen. Éste no es el caso de la nueva portátil de Nintendo, que incluye entre los títulos más destacados de su joven catálogo una adaptación de un juego del calibre de Ocarina of Time, producción para Nintendo 64 que consolidó patrones que se utilizan en la mayoría de los juegos actuales y para muchos el mejor videojuego de la industria de todos los tiempos. Pero, ¿cómo se puede adaptar un juego que roza la perfección?

Éste ha sido uno de los problemas con lo que se han encontrado Nintendo y Grezzo a la hora de desarrollar The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D, un desafío que no solo debería devolvernos la aventura más importante de Link, además tendría que modernizar su aspecto, incluir alguna novedad, adaptarse a las características únicas y respetar los orígenes de un clásico que marcó un antes y un después.

Jugabilidad

Al igual que el original, Ocarina of Time 3D nos invita conocer las hazañas y aventuras del heroico Link contra el malvado Ganondorf, pero desde un formato nuevo, con gráficos renovados y posibilidades inéditas y los modos Master Quest y Boss Gauntled, que representan un desafío extra para quienes ya conocen todos los secretos de Hyrule.

Para entrar en materia comenzaremos por el sencillo y poderoso argumento que rodea todo el juego. Link, un joven elfo del bosque Kokiri que se ve en la obligación de ayudar a la princesa Zelda y salvar el mundo. Pero no será fácil, para llevar a cabo esta arriesgada misión, nuestro icónico héroe tendrá que explorar decenas de mazmorras, adquirir ítems y enfrentarse a algunos de los jefes más complicados que se hayan visto en un videojuego. Mientas tanto, nuestro héroe también tendrá que alternar pasado y futuro, con el objetivo de prevenir la caída de Hyrule en una etapa de oscuridad.

El conjunto es realmente impresionante y sorprende lo bien que se adapta la longevidad de una fórmula que ya cuenta con cerca de tres lustros. Una de las características más elogiadas de la versión original de Ocarina of Time fue la mecánica de jugabilidad que Nintendo mostraba por primera vez en un juego. Las bases eran sencillas y efectivas, tanto que aún se conservan casi tan frescas como en su puesta de largo. Estas bases decretaban que el movimiento del personaje controlado por el jugador debía ser fluido e intuitivo, de manera que la atención del jugador se centrará casi exclusivamente en la aventura, gracias a la implementación de un sistema de fijación de mira, saltos automáticos y un arsenal tan interesante como fácil de utilizar. Este mismo modelo de jugabilidad se ha mantenido en la versión para 3DS. Además de apoyarse completamente en las características de la excepcional jugabilidad original, ya que Ocarina of Time 3D también utiliza con eficiencia los recursos exclusivos de la consola portátil de Nintendo, como la pantalla táctil y las características 3D de la producción.

Ahora, con un toque del lápiz stylus, se puede navegar rápida y fácilmente a través de los menús del juego, algo imprescindible en todo momento, al igual que en el juego original. De la misma manera también se han añadido botones extras para mapear, aunque uno de los botones de acción se haya eliminado. Además, el giroscopio de 3DS también permite observar los paisajes de Hyrule como si Link estuviera moviendo la cabeza en el escenario.

Además de realizar algunos ajustes gráficos y suavizar los polígonos originales que lucía el juego en su estreno, la versión para 3DS también proporciona un abanico de novedades visuales gracias a su tecnología estereoscópica. De hecho, los ambientes en 3D de Ocarina of Time son de los más vistoso y elaborados que se han producidos para 3DS. Hay chispas, hojas, gotas que literalmente parecen “saltar” de la pantalla, hermosos parajes que parecen casi reales por el efecto de profundidad y, en general, un ambiente más realista y atractivo.

Los nuevos patrones tecnológicos de Nintendo 3DS, aportan interesantes novedades a la composición clásica de Ocarina of Time, aunque no podemos decir lo mismo cuando ambas funcionan al mismo tiempo, ya que al girar la consola para apuntar, se pierde el fino punto que produce la ilusión tridimensional, provocando que se generen imágenes duplicadas mientras se realiza el disparo.

Modos de juego

Además de la adaptación de la aventura clásica original, incluso para quien ya jugó a Ocarina of Time en su plataforma original, descubrirá que todavía hay mucho que extraer de los rompecabezas y mecánicas de juego, aunque la versión para Nintendo 3DS no se olvida de la legión de seguidores que conocen hasta el último rincón de Hyrule, que disfrutarán de lo lindo con los nuevos modos de juego, como el Master Quest, un modo (solo disponible tras completar el juego) de todo el mundo de Hyrule del juego original. De este modo se reproduce el universo del juego, y los enemigos causan el doble de daño, modifica diferentes puzles del juego, ofreciendo una visión aún más completa y compleja del conjunto.

Además, el juego también incorpora el modo Boss Gauntlet, con el que podremos enfrentarnos a cualquier jefe que hayamos derrotado previamente, también permite  enfrentarnos a todos uno por uno, obteniendo una pequeña recarga de energía entre cada pelea.

Gráficos

Aunque Ocarina of Time era un juego extremadamente cuidado y bonito en 1998, ya han pasado 13 años y Nintendo lo sabe, por lo cual se ha renovado cualquier elemento gráfico que compone la reversión de Hyrule. Ocarina of Time 3D incluye personajes remodelados y más detallados. No sucede lo mismo con Hyrule, pues la topografía creada para el juego en 1998 fue la mejor que la tecnología de la época permitía. Sin embargo, es difícil entender porque Nintendo no ha suavizado algunos elementos de los escenarios. En resumen, y aunque Ocarina of Time 3D sea evocador y bello, algunos planos y texturas sencillas revelan la auténtica edad del juego.

Audio/Sonido

El apartado acústico y sonoro del juego también ha sufrido una evolución determinante para adaptarse a los tiempos que corren, para ello la banda sonora ha sido totalmente orquestada de nuevo. Pero la característica más aplaudida por los seguidores de la entrega es la localización de textos en castellano, ya que en su lanzamiento original, únicamente se podía encontrar una edición que incluía un libreto con todos los textos del juego traducidos.

Conclusiones

Intentar mejorar un producto que se codea con tanta facilidad con la perfección no es una tarea fácil, pero Nintendo ha consiguido desarrollar una fórmula equilibrada para el renacimiento de The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Aunque algunas características revelen la edad del título, Ocarina of Time 3D representa correctamente la aventura original de 1998, se mantiene fiel al título original y al mismo tiempo añade nuevas posibilidades relacionadas a la tecnología de la consola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios