Un viaje del paleolítico a la era romana

alcalá de los gazules

Alcalá de los Gazules debe ser una de las poblaciones más antiguas de la península si consideramos los hallazgos prehistóricos de su entorno, rico en grutas con pinturas y grabados rupestres que, desgraciadamente, se entremezclan con otros grabados mucho más modernos que están poniendo en peligro su estudio. Su principal yacimiento es el conocido como Laja de los Hierros, con grabados rupestres de carácter esquemático estrechamente relacionados con las pinturas del cercano "Tajo de las Figuras", que se encuentra en el término municipal de Benalup, así como con otras pinturas y grabados de la península y del Mediterráneo oriental. Algunos de estos dibujos guardan cierto parecido con los hierros de ganaderías, si bien se considera por sus formas que pudieran corresponder a un posible uso religioso en la posterior Edad de Bronce. En cualquier caso, el origen, del Paleolítico Superior, está, al parecer, en pueblos pastores del Mediterráneo. La "Laja de los hierros" se encuentra junto al río Álamo, indican un posible uso religioso del lugar durante la Edad del Bronce.

Los principales grabados fueron publicados por Juan Cabré en 1914, pero hoy en día apenas si se pueden cotejar, ya que a nuevas marcas realizadas por los pastores durante el pasado siglo se une la erosión sobre piedras cubierta de líquenes y está, además, dañada por el paso del ganado.

Camino de San José del valle, no muy lejos de allí, se encuentra el yacimiento romano de la Mesa del Esparragal, y los depósitos romanos de la Salada, próxima a la fuente de igual nombre, situada en una de las laderas del monte, y que fue construida para aprovechar un manantial fortuito que apareció en la roca.

Fue en el yacimientode la Mesa del Esparragal donde se halló la primera inscripción romana de España, el Bronce de Lascuta (189 antes de nuestra era), que hoy se conserva en el Museo del Louvre. Hoy en día, el yacimiento se destaca por la torre de época visigoda construida con los restos romanos que abundan por la zona. Los depósitos romanos, por su parte, han sido recientemente excavados y puestoa en valor como activos turísticos. Datan del siglo II antes de nuestra era y son, a un tiempo, depósitos, arcos de triunfo y basamento de un templo que, en su día, pudo estar dedicado a la divinidad del manantial, hoy desaparecido.De la que sí quedan ciertos vestigios, es de la construcción romana sobre el río Barbate, junto al actual puente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios