La resurrección de los Caños Santos

alcalá del valle

Tras años de olvido, el monasterio de Caños Santos, a unos pocos kilómetros de Alcalá del Valle y que forma parte del Patrimonio Histórico Andaluz, está viviendo una segunda juventud. Dinero de la Junta para su restauración, la inclusión del monumento en las rutas turísticas de interior de la Diputación y un sendero que une la población con el monasterio hacen más factible el acceso hacia este lugar que data del siglo XVI y que se levantó como ermita tras una aparición mariana datada en 1512, cuando el vaquero Tello Pascual, hombre temeroso de Dios, halló persiguiendo una vaca un manantial, una talla en una cavidad y, sobre todo, un hermoso prado. Al conocer lo ocurrido y creyendo que era deseo de la Santa Virgen permanecer en Valle Hermoso, el Cabildo de Olvera acordó la construcción de una ermita donde fuera alojada y donde pudiera recibir atención y culto.

La ermita de Nuestra Señora de Caños Santos fue construida en 1512 y entregada a unos ermitaños seglares, que la administrarían durante 30 años, que no es que tuvieran mucho cuidado con las limosnas que llegaban a sus manos, por lo que el Conde de Ureña, propietario de las tierras donde se asentaba la ermita, quiso que ésta estuviera debidamente adecentada y administrada. La solución fue la transformación de la ermita en monasterio en 1542, poblando la ermita de con clérigos de la orden franciscana.

A partir de ese momento, el monasterio floreció al atribuirse a la Virgen de Caños Santos infinidad de milagros , al tiempo que acabaron las habladurías por la caótica gestión de los ermitaños seglares. El primer milagro aceptado por la Iglesia se produjo en 1612 , cuando al parecer devuelve la vista a una niña ciega de nacimiento. Destacan milagros que tuvieron como motivo la sequía de 1636, la epidemia de peste de 1644 o la fiebre amarilla de 1800.

Durante el XVII y XVIII el monasterio no paraba de crecer en construcciones y tierras, lo que no es de extrañar contando con que el protector era el duque de Osuna, una de las mayores riquezas del reino. El declive de la casa ducal coincidió con el abandono del monasterio hasta llegar al estado de ruina que sólo en los últimos años se ha ido paliando. La primitiva imagen de Nuestra Señora de Caños Santos fue destruida durante la Guerra Civil. La actual talla data de 1941 y se conserva la mano de la antigua reliquia. Se dice que la cabeza fue vendida por un niño a una familia de Sevilla por cincuenta pesetas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios