"Mientras las piernas aguanten, ahí estaré"

David Morales (La Línea, 1971) descubrió anoche en Jimena para el Campo de Gibraltar su quinta obra, El Indiano. El nuevo espectáculo del bailaor linense es mestizo "porque mestizo es el flamenco". Se trata de un montaje con sones y bailes de ida y vuelta a través del Atlántico, entre España y Sudamérica. Llega tal propuesta después de Sensación (1998), Contrabandistas (2002), Íntimo (2003) y Abraçado (2005).

-Por fin El Indiano en la comarca.

-Sí. Se estrenó en Puerto Real en abril y después hemos estado en el teatro Cánovas de Málaga, como parte del programa de la Junta Flamenco viene del sur. Allí por cierto fue proclamado el espectáculo mejor valorado por el público, una gran satisfacción.

-Sobre todo porque el público es el que manda.

-Por supuesto. Es lo que más puede ilusionar a un artista.

-¿Qué representa para usted actuar en este festival?

-Soy bastante seguidor del certamen. Además tengo la suerte de ser profesor en su escuela de flamenco y en ese sentido me siento muy relacionado con el pueblo. Es una enorme satisfacción que en el Campo de Gibraltar haya un festival con tanta repercusión y que haya ofrecido tantos y tan buenos espectáculos.

-¿Se siente del pueblo?

-Ya son cuatro años los que llevó en la escuela de flamenco y puedo decir que soy una persona muy feliz en el pueblo, como persona y por mi condición de artista. En La Línea también tengo mi centro de estudios. Uno compagina varias cosas. Todo va para adelante. Mientras que las piernas aguanten, ahí estaré.

-¿Y qué nos ofrece en El Indiano?

-Una propuesta mestiza. El montaje trata la música flamenca y la compara con la música sudamericana.

-Suena rico y heterodoxo.

-El espectáculo es un poco atrevido porque no es muy flamenco. Hay vallenato, el Volver de Carlos Gardel... Sí, es un espectáculo atrevido, que es para todos los públicos, no sólo para los entendidos en flamenco.

-¿Cómo se presenta? Parece que bien con el regreso a la Bienal de Flamenco de Sevilla.

-Sí y también se representará en Sudamérica y puede que vayamos a Japón. Al margen de una gira nacional.

-Ese gusanillo ante un nuevo espectáculo es impagable ¿no?

-La ilusión es increíble. Lo que nos pasó en Málaga llena, más después de haber sacado el montaje con tanto trabajo. Tampoco sabíamos cómo iba el público a responder a la propuesta y parece que bien. Eso te da alegría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios