Un paraje ideal para los 'altos vuelos'

ALGODONALES

Algodonales se encuentra en el corazón de la Sierra Gaditana, siendo uno de los pueblos con más superficie de la comarca, cerca de Jerez , Ronda y Sevilla, es por ello un cruce idóneo de comunicación.

Es un pueblo con una historia que se remonta al siglo XVI, con el reparto de las tierras reconquistadas. Sin embargo, existen restos del Neolítico y la época ibérica, como los abrigos naturales de Cueva Santa y Castillejo y los asentamientos del Cerro de la Botinera. Este yacimiento está situado cerca de la vertiente oriental de la Sierra de Lijar, a unos 4 km de Algodonales. El cerro llama la atención por sus buenas condiciones a la hora de la defensa, ya que cuenta con una muralla a lo largo de todo su perímetro. Por sus alrededores está el acceso a las pistas de vuelo para todos los amantes de los deportes de aventura.

Otros monumentos emblemáticos son las ermitas de Algonodales. Entre ellas destacan las de Jesús Nazareno, en la que se le rinde culto a su imagen, una de las más veneradas de los habitantes del pueblo, la ermita de la Concepción y la de la Virgencita, situada a las afueras y muy visitada en la romería del último domingo del mes de mayo. Hay que mencionar además sus famosas fuentes y lavaderos públicos, elaborados en el siglo XIX y repartidos por distintas zonas del casco urbano. Pero si hay un edificio que sobresalga es el de la Iglesia Parroquial de Santa Ana, construida sobre el solar de la primitiva parroquia , que preside el centro de la Villa de Algodonales.

En cuanto a su economía, sus recursos recaen en la explotación agrícola-ganadera y en la forestal. También es muy importante la artesanía. En este campo destacan dos actividades: la cerámica y la fábrica de guitarras. La primera es famosa por sus piezas esmaltadas, todas elaboradas a mano, y por sus originales diseños. La segunda tiene un reconocimiento a nivel mundial gracias a la figura del luthiere Valeriano Bernal, especializado en la fabricación de guitarras de artesanía con selectas maderas.

La gastronomía de Algodonales es exportada a otros rincones del país. Un ejemplo de ello es su aceite de oliva, un producto indispensable en la dieta mediterránea. Otros alimentos básicos con los cárnicos, los cuales mezclan con especias de elaboración propia para conseguir un gusto único y especial, y las boronías, un plato de tradición árabe, propio también de la región occidental de la Costa Caribe colombiana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios