La orquesta Massachussets no convenció

el puerto

A medio camino entre una orquesta sinfónica y una banda de música, las orquestas conformadas sólo por instrumentos de viento y percusión, como es el caso de la Massachusetts Youth Wind Ensemble, que visitó el pasado miércoles el teatro Pedro Muñoz Seca de El Puerto, sorprenden por su fuerza. Ésta, en concreto, destacó por la juventud de sus componentes, con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años, ya que son capaces de interpretar piezas de una alta dificultad de manera notable. El público, que siempre lo ha valorado (como ocurrió durante los conciertos de las otras dos jóvenes orquestas de los Estados Unidos que han pasado por el Muñoz Seca los últimos dos meses) reconoció la fuerza y la juventud de esta orquesta. Pero los músicos no fueron capaces de aprobar con nota su concierto en El Puerto debido, en gran medida, al repertorio seleccionado para la ocasión: arbitrario, desordenado y equivocado. Se mezclaron piezas clásicas, como un arreglo de Alfred Reed de la partitura de Bach Ven, Dulce Muerte, con otras de corte totalmente contemporáneo, como Blue Shades, de Frank Ticheli. Para mayor desorden, el programa del concierto se alteró en dos ocasiones para ofrecer dos dúos, uno de clarinete y flauta, y otro de dos trombones, que si bien sirvieron para apreciar el virtuosismo de algunos de estos jóvenes, terminaron por convertir este concierto en una audición de conservatorio. /Elena Pina

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios