La nueva apuesta convence a los organizadores del Festival

La organización del Festival de Jimena consignó ayer su aprobación y su satisfacción con el desarrollo de la edición de este año, que finalizó en la pasada madrugada del sábado al domingo, y con ello se reafirmó en su decisión de mantener el certamen con el formato de 2008, es decir, con una corta duración (de tres días o cuatro a lo sumo) y sin estar dedicado a un país o artista específicos.

El ingreso del castillo de Jimena como nuevo espacio musical ha convencido y el año que viene volverá a ser escenario de actuaciones. Incluso es posible que pase de una a dos. "Las conclusiones que hemos sacado son muy positivas", subrayó ayer Pascual Collado, un alcalde algo cansado tras el trajín de tres intensos días.

Precisamente, el sábado el festival acabó a altas horas de la madrugada con el concierto de Orishas, el grupo más esperado de la edición y que demostró con su poder de convocatoria que era el cabeza de cartel del año. Los cubanos cumplieron el expediente, lo que les bastó para agradar a la concurrencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios