El castillo de Jimena se hace música con un concierto genuino

  • La banda municipal de San Fernando convierte a la fortaleza por primera vez en su historia en escenario musical

El festival de Jimena añadió en la madrugada de ayer a su catálogo de escenarios su imponente castillo, donde la banda municipal de San Fernando interpretó pasodobles, el We are the champions, que Queen convirtió en cántico de referencia, o el My way, que ya es la manera universal. Es la manera, con su certamen, con la que el pueblo se propone poner en valor su riqueza patrimonial.

El festival prometió estampas inolvidables con el atardecer cayendo sobre el parque natural de Los Alcornocales. Por eso extrañó que el concierto, a los pies de la torre del Homenaje, estuviera fijado para las diez de la noche. Comenzó además con media hora de retraso, poco después de la llegada del alcalde. Ni rastro del atardecer, claro.

El encanto, por lo tanto, residió en saberse en un enclave verdaderamente especial, con siglos de historia sobre la piedra romana y árabe. Encanto interrumpido en más de una ocasión, por cierto, por los dichosos móviles. Qué vida social se gasta el personal.

La banda de San Fernando, dirigida por Hernández Lora desde que se fundó hace 16 años, recorrió bandas sonoras y temas populares. Tocó bien bajo las estrellas que dejaban ver los focos que la apuntaban.

La actuación en el castillo había empezado con la banda municipal de la localidad, que realizó un pasacalles al que en su último tramo sólo acompañaron unos pocos esforzados. El público se tomó con humor la subida a la fortaleza y más de uno sólo recobró el aliento después de la visita de la formación de San Fernando a varios éxitos de Frank Sinatra.

Pascual Collado, primer edil de Jimena, anunció antes del genuino concierto que el futuro del escenario dependía de la respuesta de los espectadores a la experiencia. No fueron pocos los que quisieron vivirla. No era para menos: la primera vez que el castillo se abría a un espectáculo musical.

Todos aprovecharon para contemplar desde allá arriba el escenario general del certamen, esa Jimena gobernada por su fortaleza, que ya es musical.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios