Turismo de vértigo

  • El aeroclub de Jerez ofrece, por un precio módico, la oportunidad de sobrevolar en avioneta la Bahía de Cádiz, la Sierra y la desembocadura del Guadalquivir

Si eres de los que buscan otra forma de hacer turismo y aprecias desde otro prisma los lugares que visitas o en el que vives. Si eres de los que cuando se tumba en la toalla no puede evitar mirar al cielo y soñar qué se siente al otro lado del plano. Si eres de los que huyes del chiringuito y cuando te conectas a internet tienes la página google earth en "favoritos", sin duda alguna eres la persona que están buscando en el Real Aeroclub de Jerez.

Este colectivo, gracias a un convenio con la Diputación Provincial de Cádiz, vuelve a potenciar durante los meses de verano el programa Volando Cádiz. Una actividad que permite acercar tanto al que vive en la provincia como el que viene a visitarla, la oportunidad de observar Cádiz a vista de pájaro.

Tres son las rutas que el aventurero puede elegir para su bautizo de vuelo. La primera de ellas, denominada la ruta de la Campiña sobrevuela Jerez, Arcos, Bornos, Villamartin, Espera y regresa a Jerez. Un recorrido por los pueblos blancos un tanto insólito que brinda la oportunidad de ver, como si de una maqueta se tratara, enclaves tan significativos como el río Guadalete, el Parque Natural Sierra de Grazalema y el Parque de los Alconorcales. Si no fuera por el pequeño ruido de los motores, y los 2.000 pies de altura, es como si vieras una reproducción a pequeña escala de la Sierra.

La ruta de la Desembocadura del Guadalquivir recorre Bonanza, Sanlúcar de Barrameda, Chipiona y vuelta a Jerez. Una vista de las zonas colindantes del Guadalquivir y del Coto de Doñana que muy pocos han podido apreciar.

El cielo de la Bahía, sobrevolando El Puerto Santa María, Cádiz, Puerto Real y Jerez forman la última de las rutas disponibles. El viajero, aprendiz de copiloto, podrá apreciar como se dibujan en el mapa el Monasterio de la Victoria y la plaza de toros portuenses, para luego pasar a la catedral gaditana, el castillo de San Sebastián o las Puertas de Tierra. Sin duda alguna, esta última es de las más solicitadas, porque cuenta con la ventaja de que si el tiempo acompaña, se puede apreciar parte de la Sierra y de la desembocadura del Guadalquivir. Tierra, mar y aire en una misma partida.

Una experiencia ésta por la que ya han pasado 5.000 personas desde que se pusiera en marcha hace ya seis años y cuyos viajeros, una media de 400 al año, ha ido en aumento.

Requisitos para poder vivir esta aventura son muy pocos. El más importante, superar el vértigo para poder montarse en la avioneta. Una vez que las hélices comiencen a girar, el miedo se transforma en adrenalina y ya no hay vuelta atrás.

Una vez adquirido el valor necesario pasamos al segundo de los requisitos, pagar el precio del viaje. Unos 90 euros divididos entre los tres ocupantes de la avioneta (a 30 euros por persona). En cuanto a la edad no hay limitaciones. Todo aquel que se atreva a subirse a la avioneta es bienvenido.

Los vuelos, de unos 40 minutos de duración aproximadamente, se realizan durante los fines de semanas y días festivos aunque siempre se puede llegar a un acuerdo con los pilotos para hacer alguno entre semana.

Para ello, el aeroclub de Jerez ofrece dos aviones tipo CESSNA pilotadas por personal altamente cualificados.

Francisco Javier Moreno, además de vicepresidente del aeroclub, es uno de estos pilotos que participa en este programa y cuenta que "los pasajeros no se esperan lo que van a ver ya que no se pueden imaginar como es la provincia a 2.000 pies de altura".

Moreno lleva ya varios años participando en el programa y recomienda a todo aquel que conoce que pruebe la experiencia. "Para mi es algo tan asumido que me resulta más fácil pilotar la avioneta que conducir mi coche", comenta.

Antes de subirse a "su vehículo particular" comprueba que todo esté en orden. Forma parte de la rutina que hace en cada vuelo. El combustible, las alas, la cola... "esto es algo que tengo que hacer siempre para asegurarme de que el vuelo es seguro", afirma Moreno.

Si eres un enamorado de las alturas o simplemente quieres apreciar las cosas desde una perspectiva más lejana, puedes obtener más información sobre el programa Volando Cádiz y concertar una cita en cualquier oficina de turismo o bien entrando en contacto con el aeroclub jerezano en el teléfono 956.15.00.80 dejando los datos personales (nombre, dirección y teléfono) además del día y la hora en la que se prefiera realizar el vuelo.

5.000

Es lo que paga cada uno de los tres componentes que subirán a la avioneta

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios