Recuerdo de una gran batalla en el Majaceite

BENAMAHOMA

Benamahoma, del árabe 'Hijos de Mahoma', es una pedanía gaditana situada dentro del Parque Natural Sierra de Grazalema. Su excelente situación estratégica entre El Bosque y Grazalema hacen de este enclave una de las zonas más atractivas dentro de la ruta de los Pueblos Blancos.

Los árabes permanecieron en ella ocho siglos y han dejado su huella, reflejándose en la cultura, la arquitectura del lugar y hasta en el uso del agua.

Benamahoma es un lugar pequeño e idóneo para hacer turismo rural y senderismo, haciendo de estas actividades sus principales atractivos. Este paraje es también conocido por otros dos factores. El primero de ellos es la fiesta de moros y cristianos de agosto, en honor a San Antonio de Padua, patrón de la localidad . En ella se recuerda el enfrentamiento entre ambos bandos por la posesión de la imagen sagrada del patrón, en el que vencieron los cristianos durante la batalla junto al nacimiento del río Majaceite, segundo factor clave, ya que en el año 1836 tuvo allí lugar la Batalla del Majaceite.

El mayor atractivo natural de Benamahoma es el Manantial de El Nacimiento, fuente del Majaceite.

El Majaceite, o también conocido como Guadalcacín, es uno de los ríos de la provincia de Cádiz, siendo el principal afluente del Guadalete. En este río gaditano está el mayor embalse de la provincia, el Guadalcacín. Su recorrido discurre sobre todo por el Parque Natural de la Sierra de Grazalema y sigue en dirección oeste hasta el sur de Arcos de la Frontera, donde tiene lugar la 'junta de los ríos'. Durante el recorrido, se pueden distinguir dos tramos, el inicial (conocido como el triásico) y el de tipo cuaternario. Este trayecto puede hacerse a pie y disfrutar del paisaje que caracteriza a Benamahoma, con una extensa y frondosa vegetación, debido a que es una de las zonas donde más llueve, en contraste con el resto de lugares de la provincia de Cádiz. Además, durante el camino se pueden observar diversos ejemplares de flores, y árboles de gran tamaño por la cantidad de agua que reciben. Este itinerario transcurre por un sendero con rocas y arbustos, predominando los lentiscos. El camino suele estar siempre a la sombra y este es uno de los motivos por el cual el recorrido es hecho, casi siempre, en los meses de verano, durando dos horas y media aproximadamente. No obstante, el trayecto es transitable a pie durante todo el año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios