La 'lluvia' de Manolo García empapa a un público isleño entregado en Bahía Sur

Tras su actuación en el festival Rock in Río, en Madrid, Manolo García recaló en un estadio de Bahía Sur de San Fernando a media bandera, para presentar su último trabajo, Saldremos a la lluvia, tras cuatro años de ausencia musical.

Durante dos horas y media de concierto, el catalán deleitó a sus fans con cerca de veinticinco canciones interpretadas sin descanso alguno, en un escenario lleno de luz y color, repleto de farolillos y pañuelos de tela empujados por la suave brisa que corrió durante toda la noche. Además, una enorme pantalla situada al fondo del escenario ofrecía al público los detalles que podían escapar a la vista.

A quien tanto he querido sirvió para iniciar el concierto, que continuó con otras canciones procedentes de los más de 25 años que atesora en su carrera musical. Tanto el artista como el público recordaron, entre otras, canciones de anteriores trabajos como Insurrección, Rosa de Alejandría, Ardió mi memoria, Tu pequeña tienda, una nueva versión de Una tarde de sol y Arena en los bolsillos, así como Contigo me quedaría o No estés triste, coplas pertenecientes a su último trabajo.

El ex componente de El último de la fila se mostró muy activo en el escenario e incluso se podía apreciar su cara empapada de sudor, fruto de los continuos saltos, bailes y carreras que ofrecía por todo el escenario. Claro síntoma de lo que estaba disfrutando. Su implicación con el público fue tal, que bajó en varias ocasiones para mezclarse con los asistentes, sobre todo cuando entonó aquello de llévame esta noche a San Fernando, y quedó rodeado entre una nube de personas.

La nota solidaria llegó tras un amago de despedida. Aunque desaparecieron del escenario, el artista catalán y su banda regresaron para saludar a la asociación Ecologistas en Acción y agradecer a todos los asistentes al espectáculo su continuo apoyo concierto tras concierto. También aprovechó para mostrar su predilección por esta tierra, y manifestó que aquí se sentía como un gaditano más. El público respondió ese grandioso gesto ecológico y solidario con una gran ovación, y fue premiado con otras canciones de la talla de Rosa de Alejandría, Malva y Pájaros de barro.

Así, el cantante puso punto y final a una inolvidable actuación, no sin antes presentar a los miembros de su banda, y a su incansable bailarina y cantar una ranchera para uso y disfrute del público, totalmente entregado a su simpatía, entrega, solidaridad, y sobre todo a las letras cargadas de lirismo y sentimiento del artista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios