Amy Winehouse acaba con el suspense e irrumpe en Rock in Río

  • La estrella del macrofestival de Arganda no tuvo tiempo de ensayar y saltó directamente al escenario bajo los aplausos de un público entregado

El segundo fin de semana del macrofestival estalló de júbilo cuando, sin siquiera haber ensayado, apareció en su escenario principal a las nueve y media de la noche la británica Amy Winehouse, cuyo concurso estaba puesto en duda en las últimas horas por sus arranques depresivos, sus dolores de amores y su mala salud.

Winehouse llegó a Madrid sólo una hora antes del comienzo de su primera actuación en España, y regresó a Londres media hora después de acabar.

Winehouse encontró en su camerino una saludable selección de alimentos, que incluían lima, limón y otras frutas, miel, jengibre, ensaladas, yogur de soja y natural y pan de pita y de cebolla, según ha pedido ella misma a la organización del festival.

Winehouse, de 24 años, ha estado hospitalizada las últimas semanas a causa de un enfisema, una enfermedad pulmonar crónica, que ha contraído al fumar crack (derivado de la cocaína) y cigarrillos, según confirmó su padre, Mitch Winehouse, a la prensa británica.

Antes, frente a algunas personas tomando el sol en bañador y balones de playa flotando entre el público, los galeses Stereophonics inauguraron, uniformados con sus 'chupas' de cuero, la jornada del viernes en el Escenario Mundo de Rock in Rio, donde el cantante Kelly Jones ha ofrecido su peculiar voz desgarrada a los asistentes.

A pocos metros del inmenso escenario, una elaborada pancarta lanzaba un mensaje para el grupo: "Please, play Dakota!" -"por favor, tocad Dakota"-. Los fans de la banda apenas tuvieron que esperar una hora para escuchar el tan esperado tema.

Bajo sus gafas de aviador, Jones, acompañado del bajista Richard Jones, el batería argentino Javier Weyler y el resto de componentes que acompañaron al grupo en el directo, saludaron al público con un sencillo "¿Cómo lo lleváis?", tras lo que ofrecieron algunos de sus éxitos más conocidos como «Have a nice day» o «Mr. Writer».

El grupo liderado por Jones aseguraba minutos antes del espectáculo que sus preferencias musicales son muy variadas: "escuchamos desde los Sex Pistols hasta Neil Diamond o Johnny Cash", aunque las comparaciones de Stereophonics con el grupo Oasis son inevitables y así lo demostrado ayer por la tarde en la «ciudad del rock». Emocionante fue el tema Maybe tomorrow, que Jones cantó en solitario junto a su guitarra en el enorme escenario, dando lo mejor de su voz, a veces cálida y a veces rota.

No hubo nada inesperado a lo largo de la actuación. RichardJones ya lo había avisado entre bromas: "Por nuestra parte no habrá sorpresas, la sorpresa de la noche será Amy". Y así fue. Amy fue la sorpresa poco después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios