Almudena Grandes reflexiona sobre la dictadura a través de su última novela

  • La novelista participa en San Roque en el seminario de historia que coordina Juan José Téllez. El escritor y catedrático Luis García Montero realiza la conferencia inaugural sobre los intelectuales en España

La novelista Almudena Grandes reflexionó ayer sobre La memoria histórica y otros compromisos, dentro del seminario Que trata de España, que coordina el escritor Juan José Téllez dentro de los Cursos de Verano de San Roque.

Grandes se refirió a lo que supuso en su vida el desconocer determinadas vivencias de su abuela materna, cosas sencillas que, en los tiempos oscuros del franquismo, resultaban incomprensibles. "Las conquistas se han debido a la lucha denodada de muchas generaciones. El reto es llegar a ser tan modernos como nuestros abuelos, cosa difícil de conseguir", señaló.

La autora de Corazón Helado reconoció como "producto perfecto del tardofranquismo", todo ello ha estado presente en las novelas que han ido avanzando hasta dicho libro, "el más difícil de escribir, porque el tema no es nuevo, pues afecta a todos los habitantes del país. Ello me ha provocado una mayor responsabilidad y un mayor compromiso".

La obra cuenta las vicisitudes del siglo XX. La mitad de ella transcurre en el pasado y la otra parte en seis meses del año 2005, a través de la historia de dos familias. En ella, la autora, pretendió reproducir la dinámica emocional de los que vivieron la guerra civil y las consecuencias de una dictadura que en tiempo de paz ejecutó a más de 50.000 personas, argumentó la escritora.

En el bando de los vencedores la mayoría silenció la guerra. "No se contaban las cosas en casa. En cierto modo, porque hubo quien apoyó el alzamiento de buena fe". Hubo una educación del desconocimiento y el silencio. "La generación que hizo la Transición política dio por zanjada una historia que no conocía y en la década de los ochenta no se quiso saber nada de revisar el pasado". Sin embargo, añadió Almudena Grandes, "la generación que cumplimos los cuarenta nos comenzamos a preguntar, al llegar a la madurez.

De otro lado, al inicio del seminario, Téllez hizo un recorrido personal sobre la Constitución española, relatando sensaciones y vivencias de aquel tiempo que le tocó vivir como un joven comprometido. Resaltó el coordinador el avance que, con sus defectos, supuso la Carta Magna, enterrando la dictadura y cualquier veleidad de monarquía absolutista. Sin ser una panacea, abría una puerta y como recogía otra Constitución más antigua, la de Cádiz de 1812, "los españoles querían ser justos y benéficos". Recordó el escritor que cómo una canción de Victor Manuel recogía el sentir de tantos españoles, "aquí cabemos todos o no cabe ni Dios". Y cómo en ese empeño, intelectuales como el dibujante sanroqueño Vázquez de Sola apoyaron el texto que salió adelante con el voto a favor del 86.

Por otra parte, Martina Fernández Gutiérrez, titular de la Escuela Universitaria de Algeciras, abordó la prevención de la dependencia y el envejecimiento activo, dentro del seminario, Abordaje multidisciplinar de la tercera edad. La ponente señaló que llegar a envejecer debe entenderse como un hecho positivo, entendiendo que una persona de 80 años puede contar con una calidad de vida adaptada a sus condiciones.

Durante la mañana también se inició el seminario Gestión integral del agua. La responsable de la empresa Egmasa, Irene Alzugaray Verdura, inició las ponencias refiriéndose a la Ley del 15 de julio de 1952 por la que se ordenaba el aprovechamiento de las aguas de los ríos Guadarranque, Hozgarganta y Guadiaro para el abastecimiento de la comarca.

Por la tarde, el escritor y catedrático de Literatura, Luis García Montero inauguró oficialmente los cursos con su conferencia El Compromiso de los intelectuales en la España de hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios