Salvador Vega y Jiménez Fortes abren la puerta de la plaza de Torremolinos

  • El fuerte viento condiciona una tarde en la que Finito deja detalles de buen toreo

GANADERÍA: Toros de Osborne, correctos de presentación, nobles, justos de fuerzas. El sexto, un buen toro. TOREROS: Finito de Córdoba, palmas y palmas; Salvador Vega, oreja y oreja. Jiménez Fortes, dos orejas y dos orejas. Incidencias: Plaza de toros de Torremolinos. El matador de toros Jiménez Fortes sustituía a David Fandila El Fandi aquejado de una gastroenteritis. Media plaza.

La corrida de ayer tuvo como protagonistas a Salvador Vega y al recien alternativado Jiménez Fortes, quienes ofrecieron una buena tarde de toros, a pesar de la presencia de fuertes rachas de viento que molestaron a los tres matadores durante la lidia.

Un festejo en el que la corrida de Osborne, bonita de presentación, fue muy desigual de juego y donde destacó el sexto, el toro de la corrida, un gran astado que derrochó nobleza y transmisión y al que Jiménez Fortes le cortó las dos orejas tras una faena larga pero intensa, firme aunque sin darle las distancias que pedía el animal. Demostró este torero que está a gusto en los terrenos de cercanías, pero pudo aprovechar más el recorrido del animal.Pinchazo y estocada. Ante el tercero, firmó un trasteo similar, pero esta ver con argumentos ya que el de Osborne se paró a mitad de faena.

El otro triunfador de la tarde fue Salvador Vega que cuajó a sus dos toros con el capote, sobre todo al quinto donde destacaron varios lances rodilla en tierra con gusto y temple. Algo que ocurrió con las chicuelinas del quite tras el tercio de varas. La faena estuvo llena de detalles, muletazos buenos por el derecho con remates llenos de sabor y torería. La pena fue que el animal duró lo justo. Una media estocada le valió para pasear una oreja, que pudieron ser dos si la espada hubiera entrado del todo.

Vega paseó la oreja del segundo, otro toro noble pero justo de fuerza. Un trasteo donde molestó mucho el viento, que venía en rachas de vendaval. Arrimón del diestro de la comarca que pisó terrenos comprometidos y se dejó rozar los pitones. Faena técnica y de recursos. Un media estocada. Oreja.

Finito dejó buenos muletazos en su primero, otro toro con clase. El torero estuvo con ganas pero el fuerte viento provocó que no se fiara del todo. La faena del cuarto tampoco tomó vuelo. Puso voluntad, pero de nuevo el viento provocó que el diestro no estuviera entregado del todo. La espada le privó de algún trofeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios