Perera corta diez orejas y un rabo en su actuación en solitario

GANADERÍA: Toros de Núñez del Cuvillo y uno -séptimo, de regalo- de Juan Pedro Domecq, aceptablemente presentados y de buen juego. El quinto fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. TOREROS: Miguel Ángel Perera, en solitario, oreja, oreja con petición de la segunda, dos orejas, oreja, oreja, dos orejas y dos orejas y rabo. Incidencias: Plaza de toros de Almendralejo. Corrida con motivo del Día de Extremadura. Algo menos de tres cuartos de entrada. El sobresaliente Ángel Gómez Escorial fue aplaudido en un quite al sexto.

Diez orejas y un rabo sumó el matador de toros de la tierra Miguel Angel Perera en su encerrona con siete toros -lidió el sobrero, en séptimo lugar, de regalo-, ayer en la plaza de toros de Almendralejo, en una corrida extraordinaria con motivo del Día de Extremadura.

Fiesta total, en el tendido por la felicidad de ver triunfar al ídolo de la tierra, y en el ruedo por la misma capacidad y solvencia de Perera para cortar orejas en los siete toros que estoqueó.

Los toros de Núñez del Cuvillo fueron la piedra de toque de tan exitosa tarde. Una corrida en tipo, brava y amable.

Perera anduvo muy suelto, comprometido e inspirado en las siete faenas que llevó a cabo, en las que el temple, el mando y el poderío fueron sus armas fundamentales.

Significativos los brindis, al presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago; a la presidenta de una de sus peñas, y a su tío Angel Luis, que ha tenido una decisiva participación en el inicio de su carrera.

En las faenas de muleta al tercero, sexto y séptimo hubo fondo de jipios flamencos a cargo del cantaor Miguel de Tena, que se arrancó por fandangos con letras y sones muy sentidos.

Perera pudo haber sumado aún más trofeos en los toros primero, cuarto y quinto de haber estado más acertado con los aceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios