Rui Fernandes, Diego Ventura y Leonardo Hernández, a hombros

GANADERÍA: Toros de Carmen Lorenzo, San Mateo y San Pelayo, colaboradores. TOREROS: Rui Fernandes, oreja y oreja. Diego Ventura, dos orejas y dos orejas. Leonardo Hernández, ovación y dos orejas. Incidencias: Plaza de toros de Ronda. Tres cuartos de entrada en tarde agradable.

Rui Fernandes, Diego Ventura y Leonardo Hernández brindaron un buen festejo y compartieron la Puerta Grande. Un año más la goyesca ecuestre no defraudó y tanto los tres jinetes como el público disfrutaron de una gran tarde de toros. Diego Ventura, con cuatro orejas, lideró un pleno final en el que junto a él Rui Fernandes, con una oreja de cada astado, y Leonardo Hernández, que desorejó al sexto, salieron en hombros. Todo ello con una corrida de San Mateo-San Pelayo -propiedad del matador de toros retirado Pedro Gutiérrez Moya Niño de la Capea-, que sirvió para el buen rejoneo. Sólo el rejón de muerte, ineficaz en algún turno, dejó el balance en un nada escueto resultado de ocho orejas.

De la terna brilló el sevillano Diego Ventura, con una gran capacidad. En su primera faena toreó despacio y de costado a lomos de Nazarí. Cerró con Califa colocando tres rosas, adornándose después agarrándose a los pitones y juntando su cabeza con la del toro. Un par a dos manos precedió a un rejonazo que cayó algo trasero pero cuyo efecto fue fulminante. Cortó las dos orejas que le aseguraban la Puerta Grande.

En el quinto clavó dos banderillas al quiebro muy buenas. Con Morante llegó mucho al público; mordiendo el caballo al toro casi al mismo tiempo que Ventura colocaba la banderilla. Mató de rejón; resultando golpeado fuertemente por el pomo del rejón en la frente. Ventura sufrió una fuerte contusión que le produjo un hematoma. Paseó las dos orejas y pasó a la enfermería, donde le reconocieron y no observaron daño mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios