Mazinger cumple 45 años con una película a la vista

  • El robot, que se estrenó en Japón en diciembre de 1972, entusiasmó a los niños españoles de 1978

Mazinger Z en el cartel de su película animada que se estrenará en enero. Mazinger Z en el cartel de su película animada que se estrenará en enero.

Mazinger Z en el cartel de su película animada que se estrenará en enero. / efe

Comentarios 1

Planeador abajo. En principio Koji Kabuto iba a acceder a su robot en moto, pero se optó por ese cerebro volador que hizo imaginar a los niños españoles de los años 70. Mazinger Z apareció en TVE el 4 de marzo de 1978, cuando las productoras niponas aún lo tenían difícil para abrirse camino por Europa. La mejor opción era deslumbrar por países en vías de desarrollo, como España con su democracia recién estrenada, para llegar así a Alemania o al Reino Unido. El robot justiciero concebido por el guionista Go Nagai se estrenó en Europa en España, cuando hacía más de cinco años que se había presentado a los impresionados niños japoneses. Mazinger Z se estrenó el 3 de diciembre de 1972 en Fuji TV, tres meses después de su lanzamiento en cómic. Ante su 45º cumpleaños (menudo pureta), el 19 de enero del próximo año verá su regreso en los cines españoles con la animada Mazinger Z: Infinity, tras haberse reeditado sus aventuras en papel desde 2009.

Fue la gran serie de animación para los niños de la transición, rompiendo la dinámica de los culebrones merengosos de Heidi o Marco que aplaudían padres y abuelos. Con Mazinger todo se trastocó y las nuevas generaciones televisivas se entusiamaban con un producto en el que no se reconocían los mayores. Resultado: pese al gran éxito popular, Mazinger Z fue cancelada a los pocos meses, a las 27 semanas (aunque se podían haber contratado las 92 entregas de la serie completa). Fueron 27 sábados vibrantes... que nos quiten lo disfrutado en la preconstitucional primavera del 78.

TVE canceló la serie a los 27 capítulos atendiendo a las críticas de los adultos

Por lo pronto los malos habían revolucionado aquella pantalla aún en blanco y negro. El Doctor Infierno tenía una estética entre Einstein y Marx pasado por el vestuario de la madrastra de Blancanieves. Este malvado había dotado de vida a unas criaturas arqueológicas halladas en Rodas (fusión Oriente-Occidente), los brutos mecánicos, dispuestos a invadir Japón a golpe de destrucción con rayos fotónicos. El general de las tropas era el travestido barón Ashler (Ashura es su nombre internacional), mitad hombre mitad mujer, al estar formado por dos momias resucitadas. Al poco le surgiría un rival en su bando, el conde Brocken, un general prusiano decapitado con cuerpo biónico. Un disparate fascinante.

La salvación estaba en manos de quien había sido compañero y disidente del Doctor Infierno, el doctor Kabuto, creador de un robot para plantarles cara. Pese a ser asesinado, el doctor Kabuto hallará en su nieto Koji al piloto de ese Mazinger recubierto por una aleación metálica invencible. Desde la piscina secreta en los bosques del monte Fuji, donde cargaba sus pilas foto-atómicas, se erguía el robot de los puños fuera, del fuego de pecho, del huracán de sus barbas o de los rayos láser de sus ojos. Cuando Koji ordenaba su aparición la audiencia brincaba en la sobremesa del sábado (después de aguantar, uf, la maceración del programa económico El canto de un duro). A su lado, Afrodita A, pilotada por la minifaldera Sayaka, hija del doctor Yumi, el discípulo de Kabuto. La robot nunca dijo "pechos fuera", sino "fuego de pecho", con sus tetas-misiles. Ejem.

Mazinger tomó forma en disco, en juguetes, en cromos o en ilustraciones troqueladas en los pastelitos de Panrico y pese al negocioque le reportaba a TVE, se atendieron las críticas en la prensa sobre la violencia de la serie animada y el robot desapareció de sopetón en septiembre del 78 para ser relevado por el lánguido Orzowei, un blanco criado en una tribu africana, una lacia serie italiana. La presencia de Mazinger entre los espectadores españoles fue relativamente fugaz, y en la Navidad de 1979 se ofrecieron los 5 episodios ya doblados que faltaban de las 32 entregas contratadas. Sólo en 1993, cuando se programó en las mañanas de Telecinco, se pudo ver íntegra una serie memorable para toda una generación de niños.

Japón, con su tecnología, su anime y su sushi, ya no estaba tan lejos. En asuntos televisivos tras el cancelado Mazinger llegaría La batalla de los planetas (el comando G), Ulises 31 o Bola de Dragón. El robot abrió camino a sus paisanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios