Las fundaciones españolas aportan al bienestar social 2.400 millones al año

  • Un informe de la Funcas destaca que de las casi 2.500 entidades que hay en activo sólo una tercera parte están registradas oficialmente · Más de la mitad tienen menos de 10 años de antigüedad

Las fundaciones españolas (cerca de 2.500 en activo), consideradas como algo más que "una mera unidad de consumo", aportaron en el año 2001 casi 2.400 millones de euros en bienes y servicios no destinados a la venta que, en definitiva, vienen a enriquecer a la sociedad del bienestar, lo que representa el 3,5 por ciento de las transferencias sociales en especie realizadas por el conjunto de las administraciones públicas.

Así se desprende de un informe publicado recientemente por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) para el que Enrique Viaña, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Castilla-La Mancha, se ha encargado de realizar un balance económico y social del sector fundacional en España.

Entre otros aspectos importantes, Viaña llama la atención sobre el hecho de que de las fundaciones que existen en España y que tienen una vida activa sólo están registradas oficialmente una tercera parte, por lo que cree necesario "depurar los censos y calibrar con ponderación la importancia de estas entidades". Y, en segundo lugar, critica "el desinterés de la Administración española por las fundaciones" en el sentido de que no exista información fiable del tamaño agregado de estas entidades al "concepto económico que se tiene de ellas".

La calificación de estas entidades en la Contabilidad Nacional como Instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares (Isflsh) supone considerar sus actividades productivas como algo "marginal" frente al enfoque anglosajón, que la califica como empresas no lucrativas. "En su consideración de este tipo de entidades, la Unión Europea parece excesivamente condicionada por la importancia financiera del IVA, hasta el punto de que dicha importancia ciega completamente sus agencias estadísticas a la realidad de un sector que produce bienes y servicios, y ésta es su principal actividad", según sostiene el autor de este estudio para la Funcas.

En cuanto a otros indicadores socio-económicos de interés sobre este sector, el informe recoge que se trata de entidades relativamente jóvenes, con menos de 20 años de antigüedad y con menos de 10 en más de la mitad de los casos, que han surgido para cubrir necesidades sociales, educativas o culturales relacionadas con el desarrollo de las administraciones autonómicas y locales. Así, el 28 por ciento declara actuar en el ámbito provincial o inferior, el 32 por ciento en el ámbito autonómico, el 19 por ciento en el ámbito nacional y el 21 por ciento en el internacional.

La actividad más frecuente es dedicarse a servicios sociales (un 40 por ciento de las fundaciones españolas), seguida de educación e investigación (25 por ciento) y cultura, deporte y ocio (23 por ciento). El 63 por ciento declara que su misión es prestar servicios, un 9 por ciento declara que garantizar valores, y otro porcentaje similar, que dar información; y la misión de aportar innovaciones tan sólo es declarada por el 5 por ciento de ellas, "lo que es una cifra excesivamente baja para una sociedad moderna que pretende impulsar las nuevas tecnologías", destaca las Funcas en su informe. Y en cuanto a sus destinatarios, el 52 por ciento sostiene que su objetivo es el conjunto de la población, el 27 por ciento que es la juventud, el 16 por ciento los discapacitados, el 14 por ciento la infancia, y otro 14 por ciento el colectivo de las mujeres.

Casi tres de cada cinco fundaciones (un 59 por ciento) mantienen relaciones con administraciones públicas que se traducen en subvenciones recibidas de alguna de ellas. Poco más de una de cada cuatro fundaciones (26 por ciento) declara no mantener ninguna relación económica con el sector público. Y, por ámbito de Administración, el 39 por ciento se relaciona con comunidades autónomas, el 21 por ciento con Ayuntamientos, el 18 por ciento con la Administración central, el 16 por ciento con diputaciones provinciales y el 9 por ciento con la Unión Europea.

Estos datos, sostiene Enrique Viaña, "vendrían a confirmar que las fundaciones españolas, casi en bloque, están sustituyendo de forma parcial al sector público, sobre todo en los ámbitos autonómico y local".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios