La frustración se impone en el operativo de búsqueda del avión malasio desaparecido

Las mejores mentes del mundo buscan el avión de Malaysia Airlines que desapareció el pasado día 8 con 239 persona a bordo, afirmó ayer el primer ministro de Australia, Tony Abbott, cuyo país dirige la búsqueda en el océano Índico.

"Es una operación extraordinariamente difícil. Estamos buscando en una vasta zona del océano y trabajando con información bastante limitada", explicó Abbott en una rueda de prensa en la base aérea de Pearce, en Perth, la capital del Estado de Australia Occidental. "Las mejores mentes del mundo se aplican en este trabajo. Estamos utilizando todos los avances tecnológicos así que, si este misterio tiene solución, lo solucionaremos", añadió el gobernante.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, viajará mañana a Pearce para ver personalmente las operaciones de búsqueda, anunció ayer el ministro malasio de Defensa, Hishamudin Husein, en Sepang, quien confirmó que se ha creado en Pearce un centro para coordinar las operaciones.

Australia, China, Corea del Sur, EEUU, Japón, Malasia y Nueva Zelanda cooperan en el reconocimiento de una extensa zona del Índico a unos 1.850 kilómetros al oeste de Perth, en busca de una pista o un resto que confirme que se sigue el camino correcto. Se avistaron numerosos objetos, pero hasta la fecha ninguno corresponde al avión perdido.

Aunque el número de países que participan activamente en la búsqueda diaria descendió a siete, 26 llegaron a colaborar hasta que los expertos concluyeron que el avión cayó en el sur del Índico.

Por otro lado, un comentarista del diario estatal China Daily pidió ayer calma a los familiares del vuelo desaparecido y subrayó que es seguro que el avión se estrellara pese a no haber encontrado sus restos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios