La cifra de presos en España se duplica desde 1990 y alcanza más de 67.000

  • El ritmo de crecimiento no ha ido acompañado de un incremento simultáneo del número de plazas en el sistema penitenciario · España es el país de la UE de los 15 con más internos por habitante

La población reclusa en España se ha duplicado en 17 años, según los datos de Instituciones Penitenciarias actualizados a fecha 1 de febrero de 2008 y que cifran en 67.463 el número de presos que hay actualmente en las cárceles españolas, mientras que en 1990 la cifra era de 33.035 internos.

Según la situación procesal, en la actualidad hay en España 16.618 presos preventivos y 50.845 están ya penados. La mayoría, un 91,7 por ciento, son hombres y un 8,7 por ciento mujeres.

En 2007 había 67.097 reclusos, lo que supone un incremento de más del 6 por ciento respecto al año anterior, en el que había en las prisiones 63.248 presos. Este incremento supone 10 personas internas más cada día y más de 300 al mes en las prisiones.

Estos datos sitúan a España como el país de la Europa de los Quince con más presos, en términos relativos unos 150 por cada 100.000 habitantes, a pesar de que la tasa de criminalidad está por debajo de esos mismos países.

Por comunidades autónomas, Andalucía con 14.766 presos, Cataluña (9.451) y Madrid (8.677) son los lugares donde más internos hay en las cárceles.

Sin embargo, este ritmo de crecimiento no ha ido acompañado de una simultánea multiplicación del número de plazas del sistema penitenciario español, que actualmente cuenta con 77 cárceles.

De hecho, según explican fuentes penitenciarias, existe una sobreocupación del 43 por ciento, y prácticamente todos los reclusos tienen que compartir celda, aunque los nuevos centros se han proyectado para que éstas sean de uso individual.

Para hacer frente al incremento de la población reclusa, el Gobierno aprobó en diciembre de 2005 el Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios, que preveía la construcción de once nuevas prisiones con 18.000 nuevas plazas desde 2006, cuando entró en vigor, hasta el año 2012.

La Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), empresa encargada de la construcción de nuevos centros, está inmersa en las obras de cuatro cárceles. Levante I, en Campos del Río (Murcia); Castellón II en Albocasser; Madrid VII en Estremera y en la localidad sevillana de Morón de la Frontera son los nombres de estas prisiones, que aportarán una capacidad aproximada de 4.800 nuevas plazas al sistema penitenciario.

Hay también otros centros programados, sin fecha ni proyecto concretos, en Álava, Pamplona, Mahón (Menorca), las islas Canarias, Soria, Ceuta, Valencia y Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios