Niños, promesas del deporte y explotados

  • Save the Children denuncia que ven violados sus derechos un 10% de los jóvenes deportistas

Millones de niños en todo el mundo realizan algún deporte de competición pero, para tres de cada diez menores, esta práctica puede llegar a ser un infierno, física y mentalmente. Ésta es la principal conclusión del informe de Save the Children Niños en Competiciónpresentado ayer por la responsable del Patronato de la ONG, Pilar Goya, y el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky.

El deporte repercute positivamente en el desarrollo físico, mental y moral de un niño, porque además de ser una diversión, le enseña habilidades sociales. Sin embargo, cuando el deporte deja de ser una actividad lúdica y complementaria y sirve para "satisfacer los deseos de los adultos", lo que ocurre "demasiadas veces" -apunta el informe- es cuando se pueden vulnerar los derechos de los menores.

Aunque no existe una definición oficial para el deporte de elite, Save the Children considera que es el que requiere un entrenamiento intensivo: unas dos horas diarias, al menos cinco días a la semana. Para la mayor parte de los jóvenes atletas, estas condiciones de vida no les causan mucho problema. Sin embargo, el 20% de estos niños están en riesgo de padecer algún tipo de abuso o explotación y otro 10% es "víctima de alguna violación de sus derechos", según el informe.

Sólo en Reino Unido, 2.600 gimnastas menores de 16 años acuden cada año al hospital con lesiones provocadas por el ejercicio físico. Además, el 15% de estas niñas corren el riesgo de sufrir trastornos alimenticios, problemas de crecimiento o disfunción menstrual, dolencias causadas por las exigencias del deporte.

El informe denuncia que el "vertiginoso éxito del deporte chino corre en paralelo al riguroso programa de entrenamiento establecido" en más de 11.600 escuelas deportivas en las que entrenan más de seis millones de niños en condiciones "durísimas" e incluso sufriendo el maltrato de sus entrenadores. Algunos deportes ponen directamente en peligro la integridad física del niño como el boxeo infantil tailandés, un deporte que mueve mucho dinero y que somete a los niños a "condiciones terribles".

Save the Children manifiesta también el creciente "reclutamiento" de jóvenes promesas de fútbol, la mayoría de ellos procedentes de África, que con falsos permisos de reunificación familiar pretenden llegar a Europa para jugar en algún club de fútbol. Según el informe, el 98% de estos jóvenes están de manera ilegal en Europa, el 70% son menores y la mayoría de ellos acaba en las calles de las grandes ciudades sin posibilidad de regresar a sus países de origen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios