El Gobierno reconoce su "insatisfacción" con la lucha contra la violencia de género

  • De la Vega dice que, pese a que se ha trabajado mucho, siguen muriendo muchas mujeres a manos de sus parejas.

Comentarios 10

"Se ha hecho mucho, pero no ha sido suficiente". Con estas palabras la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, reconoció que "no hay satisfacción" por los resultados del Ejecutivo en el combate que libra contra la violencia de género en la que pidió el apoyo e implicación de toda la sociedad porque, aseguró, "estamos en el buen camino".

Junto a ella compareció la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que si bien destacó que la Ley Integral contra la violencia de género está cumpliendo sus objetivos "ya que hay más denuncias, más mujeres logran salir de la espiral de la violencia, hay más protección, más asistencia social y más conciencia ciudadana", el Gobierno no se dará por satisfecho "mientras muera una sola mujer víctima de la violencia de género".

Tres años después de que se aprobara la Ley Integral contra la violencia de género, los datos y la actualidad, con el último y tremendo crimen de la localidad murciana de Yecla, donde un hombre mató a su mujer y sus dos hijos y después se suicidó, evidencian que todavía queda muchísimo por hacer. Con ella ya son 30 las mujeres que han perdido la vida a manos de su pareja o ex pareja, una cuenta "triste y vergonzosa" que "hay que parar ya", afirmo De la Vega durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

En todo caso, la vicepresidenta subrayó que "ha habido avances" en la lucha contra esta lacra, ya que tras la aprobación de la ley "las mujeres están más protegidas, disponen de más información y recursos para salir de su situación y cuentan con derechos sociales y económicos para abordar su futuro". Una ley que, destacó, "es una buena ley, muy vanguardista, que tiene un largo recorrido" y que puede "ser modificada si se considera necesario".

De la Vega defendió que el Gobierno, además de todas las administraciones y profesionales implicados, "ha hecho mucho" en la lucha contra la violencia machista pero acto seguido advirtió que "no caben triunfalismos, ni siquiera satisfacción, porque lo hecho no es suficiente", como lo refleja "el indicador de las mujeres muertas, que es horroroso". Además, De la Vega aseveró que el maltratador "es sencilla y llanamente un delincuente, sobre el que debe recaer el peso de la ley y del asilamiento social" y pidió "la implicación de todos los ciudadanos para acabar con esta triste y vergonzosa" lacra.

Con los datos del informe que evalúa los tres años de vida de la Ley Integral de Violencia de Género bajo el brazo, Bibiana Aído aseguró que la norma "está cumpliendo los objetivos par los que fue promulgada ya que hay más denuncias, más mujeres logran salir de la espiral de la violencia, hay más protección, más asistencia social y más conciencia ciudadana". Sin embargo, y en la línea de De la Vega, reconoció que los datos del informe "arrojan la necesidad de seguir trabajando e impulsando más medidas".

En todo caso, la ministra de Igualdad aseguró que tres años "es un tiempo demasiado corto para hacer una valoración del impacto de la Ley debido a la complejidad del problema al que pretende hacer frente". En este sentido, reiteró que "queda mucho por hacer" y que la Ley "es el mejor instrumento para seguir avanzando".

Las cifras de Aído

Entre los datos del informe, Aído destacó que hay un mayor porcentaje de denuncias, el aumento de 2002 a 2006 se cifra en el 72.1 por ciento y que también se han incrementado las órdenes de protección, alcanzando el 89,6 de todas las mujeres que las han solicitado. Actualmente, cerca de 95.000 mujeres se encuentran con algún tipo de medida dirigida a garantizar su seguridad.

También han aumentado el número de policías y guardias civiles especializados y, según anunció la ministra, esta unidad alcanzará la cifra de 1.848 agentes. Por otra parte, el número de Juzgados de Violencia sobre la Mujer asciende a 458, de los que 366 tienen carácter compatible y 92 de carácter exclusivo. La cifra de sentencias asciende a 89.545, de las que 64.346 fueron condenatorias. En lo que respecta a penas, se han establecido más de 300.000 penas contra los agresores, entre las que se encuentran 53.282 condenas de prisión.

Críticas del PP

A pesar de estas cifras, Aído defendió "una actitud crítica" ante la Ley y entre las deficiencias destacó la necesidad de una mayor coordinación con las Comunidades Autónomas y las entidades locales. "No podemos estar nunca satisfechos mientras muera una sola mujer", sentenció. Pero pese a esta lapidaria frase, balance que hace la ministra demuestra que "no vive en el mundo real" porque niega "las carencias y los fallos" de la Ley de Violencia de Género, puesta en marcha hace tres años.

Así lo denunció hoy la portavoz de Igualdad del Grupo Popular en el Congreso, Sandra Moneo, que expresó su "perplejidad" por el balance realizado por Aído esta mañana en el que valoraba los logros alcanzados con esta norma, "cuando es evidente que algo falla". "El objetivo de esta Ley es erradicar la violencia de género y, por supuesto, disminuir el número de muertes, y eso no se está produciendo", sentenció Moneo que denunció que el Ejecutivo "no está poniendo encima de la mesa los medios necesarios para el desarrollo de la aplicación efectiva de los instrumentos que exige la Ley".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios